Las autoridades de Santiago decretaron una cuarentena para siete de sus comunas

La medida entrará en efecto el jueves por la noche y afectará a 1,3 de los casi 8 millones de habitantes de la capital chilena y su área metropolitana. Solo podrán salir quienes desempeñen actividades consideradas como esenciales

Soldados patrullan las calles de Santiago. Foto: REUTERS/ Ivan Alvarado
Soldados patrullan las calles de Santiago. Foto: REUTERS/ Ivan Alvarado

Más de 1,3 millones de habitantes de siete de las principales comunas de Santiago entrarán en cuarentena total por una semana, informaron este miércoles autoridades chilenas, tras prolongar la suspensión de clases por la epidemia de coronavirus que al miércoles por la noche (hora local) ha dejado 1.142 casos confirmados y tres muertos en Chile.

La cuarentena, que comenzará el jueves, regirá en zonas de Santiago que acogen gran parte de las oficinas públicas y del comercio de la capital chilena y donde viven 1.341.000 de sus cerca de ocho millones de habitantes.

Las comunas afectadas son Las Condes, Lo Barnechea, Providencia y Vitacura -las más ricas de Chile- además de Santiago centro, Ñuñoa e Independencia.

Sólo podrán salir a trabajar quienes desempeñen actividades consideradas esenciales para el país como la salud, los servicios básicos, las telecomunicaciones o el abastecimiento. Para hacerlo, todos ellos deberán contar con un permiso especial que podrán tramitar en comisaría, tanto de manera presencial o virtual.

También deberán solicitar ese documento quienes deseen ir al supermercado, a farmacias o a citas médicas concertadas. Estos, no obstante, serán válidos durante tres horas.

La medida se tomó porque estas comunas “concentran el mayor número de casos y la movilización de personas puede generar más contagios”, explicó el ministro de Salud, Jaime Mañalich, quien anunció la cuarentena en un mensaje al país el miércoles en la tarde.

"Esto quiere decir que las personas deberán guardarse en sus domicilios", agregó.

Jaime Mañalich. Foto: AP 162
Jaime Mañalich. Foto: AP 162

La cuarentena comenzará a regir a partir de las 22 horas del jueves y se extenderá durante siete días. La medida, no obstante, podrá ser extendida.

Mañalich agregó que se establecerán aduanas sanitarias en los ingresos a Santiago para realizar controles de salud para verificar el cumplimiento de la cuarentena.

Chile contabiliza hasta este miércoles 1.142 infectados y tres fallecidos por coronavirus.

Horas antes el gobierno había determinado la prolongación de la suspensión de clases desde preescolar hasta la educación universitaria durante todo el mes de abril.

Las clases estaban suspendidas desde el 16 de marzo y en general los colegios están impartiendo sus programas en línea, aunque hay zonas pobres, donde la población no tiene acceso a internet.

Estas medidas se toman al cumplirse tres semanas desde que se registrara el primer caso en el país, el 3 de marzo.

Según las autoridades, Chile tiene la capacidad de realizar casi 5.000 exámenes por día, cuyo valor fue fijado por las autoridades sanitarias para el sector privado en casi 30 dólares cada uno.

Chile cerró sus fronteras la semana pasada y decretó un toque de queda nocturno, en una estrategia de “cuarentena progresiva” que todavía no establece el confinamiento obligatorio de toda la población, medida que se ha tomado en países vecinos como Argentina o Perú.

Sin embargo, esta sí se está aplicando a nivel regional. En lugares remotos como la ciudad de Puerto Williams -la más austral del mundo- y la Caleta Tortel, en la Patagonia, se ha impuesto una cuarentena. En la Isla de Pascua, en medio del océano Pacífico, se confirmó un primer caso el pasado martes.

A la fecha, el Gobierno ha dispuesto la habilitación de cinco nuevos hospitales que proveerán a la red asistencial de 1.700 camas adicionales, a las cuales se sumarán las 700 aportadas por las Fuerzas Armadas y que totalizarán un universo cercano a las 4.200. En la actualidad, Chile dispone de algo más de 38.000 camas, de las que aproximadamente el 70% pertenecen a centros de salud de ámbito públicos.

Las autoridades legislativas del país también han acordado posponer la realización del plebiscito sobre la redacción de una nueva Constitución, que iba a tener lugar el próximo 26 de abril.

La consulta, en la que la ciudadanía debe decidir si quiere una nueva Constitución para Chile, es una de las principales apuestas políticas para desactivar la crisis social que vive el país desde octubre pasado, con al menos una treintena de fallecidos, miles de heridos, episodios de violencia extrema y acusaciones contra las fuerzas de seguridad por violaciones a los derechos humanos.

Con información de AFP

Más sobre este tema:

El coronavirus preocupa en toda América Latina: los dos países en que crece más rápido


MAS NOTICIAS