Rodolfo López (centro) / Presidencia
Rodolfo López (centro) / Presidencia

El religioso Rodolfo López, que fue agredido por turbas del régimen de Daniel Ortega en la catedral de Managua el lunes pasado, cuando un grupo de madres realizaba una huelga de hambre en reclamo por la liberación de sus hijos presos políticos, se expresó sobre los incidentes en una entrevista con Canal Católico.

El sacerdote afirmó que los seguidores del gobierno utilizan el nombre de Dios en vano y denunció que profanan los templos por cuestiones políticas. "Yo voy a hacer una serie de exorcismos por estos hermanos que están siendo instrumento de Satanás”, prometió.

López explicó que en la iglesia había 10 personas cuando comenzaron a llegar las turbas orteguistas, que se apostaron en las afueras de la catedral. “Estimo que eran unas 200 personas. Venían con pancartas, los estaban poniendo en filas y los dirigentes los guiaban y otros parecían paramilitares”, agregó.

Claramente vimos que su intención no era rezar, venían con otros propósitos. Ellos comenzaron la agitación. Nosotros seguimos orando, pero se pusieron más agresivos y comenzaron a grabar. Todo lo que apareció en Internet fue grabado irónicamente por ellos mismos”, concluyó.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua pidió este martes al Gobierno poner fin al asedio a sus parroquias, y expresó su preocupación por las agresiones físicas sufridas por un sacerdote y una monja en el interior de la Catedral Metropolitana de Managua.

Rosario Murillo y Daniel Ortega han instalado una dictadura en Nicaragua desoyendo todas las recomendaciones de organismos como la OEA y la ONU. (Cortesía de La Prensa)
Rosario Murillo y Daniel Ortega han instalado una dictadura en Nicaragua desoyendo todas las recomendaciones de organismos como la OEA y la ONU. (Cortesía de La Prensa)

El Episcopado también criticó al Estado nicaragüense por su indiferencia con las madres que se encuentran en huelga de hambre por la liberación de sus hijos en medio de la crisis sociopolítica que atraviesa el país desde hace 19 meses y que ha dejado cientos de muertos y de detenidos, miles de heridos, y decenas de miles en el exilio.

Los obispos, en el documento, expresaron “su profunda preocupación por las agresiones físicas contra algunos consagrados, el acoso, asedio e irrespeto contra la Catedral Metropolitana y otros templos parroquiales de la Arquidiócesis de Managua”.

"Grupos violentos afines al Gobierno” agredieron al sacerdote Rodolfo López y a sor Arelys Guzmán en la Catedral de Managua, según denunció la Arquidiócesis de la capital nicaragüense.

Los denominados “católicos revolucionarios” ingresaron y tomaron el control de la catedral, donde al menos nueve madres habían iniciado una huelga de hambre por la liberación de sus hijos.

En ese sentido, el Episcopado criticó la indiferencia del Estado ante los derechos de los nicaragüenses que manifiestan su dolor y sus necesidades comprometiendo sus vidas.

También se solidarizaron con el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes e hicieron suya su preocupación de padre ante el asedio que sufre su hijo, el reverendo padre Edwin Román junto a los demás feligreses con los que se encuentran el interior de la parroquia San Miguel Arcángel, que acoge a otras 11 huelguistas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: