Despegando avión presidencial Evo Morales

Este domingo el comandante en jefe de las FFAA de Bolivia, Williams Kalima, le pidió la renuncia al presidente Evo Morales. “Sugerimos al presidente del Estado que renuncie a su mandato presidencial” , dijo el militar.

Pocos minutos después las cadenas de televisión de Bolivia mostraron imágenes del avión presidencial despegando desde el aeropuerto de El Alto. El destino del mandatario, en un primer momento desconocido, fue finalmente la ciudad de Chimoré, en la Provincia de José Carrasco, en el Departamento de Cochabamba, su principal bastión electoral.

En las últimas horas Morales, asediado por las protestas en su contra y la ola de motines policiales, ya había viajado al municipio de Chimoré, en el Trópico de Cochabamba, al que vuelve menos de un día después tras el comunicado dado a conocer por el alto mando.

En paralelo las manifestaciones contra el presidente boliviano continúan en ascenso este domingo en las calles del país, a pesar de que esta mañana convocó a nuevas elecciones tras un informe de la OEA que reveló “irregularidades” en los comicios de octubre.

En su discurso Kalima también instó “a los sectores movilizados” a “deponer las actitudes de violencia” que sacuden al país. Poco después Luis Fernando Camacho, líder de las protestas en Bolivia, entregó en el Palacio de Gobierno la carta de renuncia de Evo Morales -para ser firmada- junto con una bandera de Bolivia y una Biblia.

Camacho entregando la carta de renuncia de Evo Morales en el Palacio de Gobierno
Camacho entregando la carta de renuncia de Evo Morales en el Palacio de Gobierno

Los policías alzados y los manifestantes civiles se encuentran custodiando la Plaza de Armas, donde está la Casa de Gobierno, para evitar el ingreso de fuerzas campesinas leales a Morales.

En tanto la vicecanciller, Carmen Almendras, y el presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Víctor Borda, anunciaron este domingo su renuncia, que se unen a las reportadas el sábado de otros funcionarios y líderes políticos en medio de la grave crisis política y social.

Minutos antes de las 17 el propio Evo Morales confirmó desde Chimoré su renuncia a la presidencia de Bolivia. “Ahora he renunciado, hemos renunciado, no quiero ver más familias maltratadas por instrucción de (Carlos) Mesa y de Camacho. El 21 de octubre de este año empezó el golpe de estado con la quema en los tribunales”, expresó refiriéndose a la quema en el edificio de la Corte Electoral en la región de Chuquisaca tres semanas atrás, en el marco de protestas que denunciaban fraude.

Seguí leyendo