Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. (Photo by HO / AFP)
Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras. (Photo by HO / AFP)

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, deploró este viernes la condena en Estados Unidos por narcotráfico contra su hermano menor, Juan Antonio “Tony” Hernández, mientras se extendían protestas a nivel nacional exigiendo su renuncia, algunas reprimidas por policías.

“El jurado decidió tristemente creer en la palabra de personas que se han declarado asesinos confesos, narcotraficantes”, expresó el mandatario en Casa presidencial, acompañado por los ministros de Seguridad, Julián Pacheco, y de Defensa, Freddy Díaz.

El mandatario agregó que su familia recibió el veredicto “con tristeza”. En una declaración posterior la familia anunció una apelación de la sentencia emitida “sin ninguna evidencia”.

En tanto, la oposición hondureña empredió la noche del viernes bloqueos de calles en distintas regiones del país para exigir la salida del gobernante, al que consideran el verdadero cabecilla de las redes del narcotráfico.

Un jurado de Nueva York declaró culpable al hermano del mandatario por los delitos de conspirar para el tráfico de cocaína, posesión de armas y dispositivos destructivos y falso testimonio.

El juez decidirá el 17 de enero próximo las penas, que pueden llegar a cadena perpetua. Tony Hernández, de 41 años, fue arrestado en noviembre de 2018 en Miami.

Durante el juicio, la fiscalía sostuvo que el gobierno de Hernández había convertido a su país en un “narcoestado” y presentó como testigos a ex capos de la droga que aceptaron colaborar para que les reduzcan sus penas.

Los testigos aseguraron que el presidente habría recibido dinero de cabecillas del narcotráfico, incluyendo al mexicano Joaquín “Chapo” Guzmán.

“Ahora en lugar de balas y proyectiles (los excapos) intentaron utilizar sus mentiras como armas” contra el gobierno que los combatió, argumentó este viernes el mandatario.

Añadió que le causa sorpresa que fiscales estadounidenses creyeran los testimonios de los narcotraficantes confesos para calificar a Honduras como un “narcoestado”.

En nombre del gobierno de Honduras y de sus instituciones, rechazo contundentemente que se califique a nuestro país como un narcoestado”, declaró.

Tony Hernández, hermano del presidente. (AP)
Tony Hernández, hermano del presidente. (AP)

Por el contrario, dijo, Honduras emprende una lucha para desarticular los carteles que dejaron 67.000 muertos, y que ha sido reconocido por organismos estadounidenses.

“Gracias al esfuerzo de nuestras instituciones logramos convertir a Honduras en territorio hostil para los narcotraficantes”, sostuvo.

Adelantó que su gobierno continuará colaborando con Estados Unidos en el combate al narcotráfico.

Anteriormente, el presidente había reaccionado a través de Twitter que había recibido con “tristeza” el fallo fundamentado en “testimonios de asesinos confesos”.

El ex presidente Manuel Zelaya, derrocado por un golpe de Estado en 2009, convocó a “movilizaciones de protesta pacífica pero firme y contundente en todo el país” para exigir la renuncia del presidente.

Zelaya encabezó una manifestación de unas 4.000 personas en las proximidades de la antigua casa de gobierno que fue reprimida por policías con bombas lacrimógenas.

“Salgamos a las calles a defender la patria de la narcodictadura”, demandó ante los manifestantes, antes de la represión, la dirigente Xiomara Castro, esposa de Zelaya.

Las protestas, entre marchas, caravanas de vehículos y bloqueos de calles con neumáticos encendidos se extendieron en diferentes bulevares de la capital, San Pedro Sula, La Ceiba, La Lima, El Progreso, Tocoa (norte), Choluteca, Valle (sur), El Paraíso, Olancho, este, y otras zonas del país.

En la capital los manifestantes fueron atacados con bombas lacrimógenas en barrios marginales y en la salida al este, frontera con Nicaragua.

El partido Libre, de Zelaya, también convocó a un “cacerolazo” la noche del viernes. “Usa tus cacerolas, usa pólvora y grita: ‘Exigimos fuera JOH’”, señala la convocatoria distribuida por redes sociales.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: