El senador brasileño Chico Rodrigues
El senador brasileño Chico Rodrigues

Los esfuerzos de China para deslumbrar a los legisladores brasileños con sus proyectos de tecnología, infraestructura y energía están comenzando a dar frutos. Acaba de regresar a Brasilia un grupo de legisladores con un llamativo entusiasmo por la profundización de los lazos entre los dos países, y sin preocuparse por los temores de ciberseguridad de Estados Unidos.

El senador Chico Rodrigues, subdirector del gobierno de Brasil en la Cámara Alta, encabezó una delegación de cinco legisladores que viajaron al país asiático con todos los gastos pagos, incluidos vuelos de clase ejecutiva, cortesía de Beijing. Entre las escalas hubo una visita a una sala de exposición perteneciente a Huawei Technologies Co., la gigante tecnológica vista con gran sospecha por el Departamento de Estado estadounidense.

Entre los visitantes estuvo también Flavio Bolsonaro, hijo del presidente y senador por Río de Janeiro. El grupo también visitó Alibaba, China National Petroleum Company y China Railway Group. El viaje incluyó paradas en Beijing, Shanghai y Hangzhou, así como reuniones con altos funcionarios del Partido Comunista. Los brasileños también vieron a legisladores de Rusia e India en sus hoteles.

El logotipo de Huawei en el Centro de Investigación de Huawei en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song)
El logotipo de Huawei en el Centro de Investigación de Huawei en Shanghai, China (REUTERS/Aly Song)

Antes de su viaje, Rodrigues no tenía una opinión establecida sobre las ambiciones de Huawei para construir la red 5G de Brasil, un proyecto que está programado para abrirse a ofertas el próximo año. Pero regresó a casa como un desvergonzado animador de la compañía china.

“Ahora apoyo firmemente a Huawei”, dijo en una entrevista en Brasilia. “La compañía tiene el mejor sistema operativo y los mejores costos”. Las necesidades tecnológicas son más importantes que las preocupaciones sobre el espionaje, agregó. El viernes reiteró su apoyo a la compañía en el Senado.

Flavio Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro, saluda al llegar para grabar un programa electoral para la televisión en Río de Janeiro, el 23 de octubre de 2018 (REUTERS/Sergio Moraes/archivo)
Flavio Bolsonaro, hijo de Jair Bolsonaro, saluda al llegar para grabar un programa electoral para la televisión en Río de Janeiro, el 23 de octubre de 2018 (REUTERS/Sergio Moraes/archivo)

En Brasil, es legal e incluso políticamente aceptable que los congresistas se embarquen en viajes financiados por gobiernos extranjeros como parte de las relaciones bilaterales. Las invitaciones de China han sido abundantes debido al crecimiento del comercio entre ambos países y vienen sin condiciones, dijeron tres de esos congresistas.

Durante la última década, China ha sido el principal socio comercial de Brasil, en gran parte debido a su apetito por los commodities. El comercio total entre los dos países alcanzó los 113.000 millones de dólares en 2018. Las empresas chinas también invierten mucho en Brasil, que busca empresas extranjeras para participar en su programa de privatizacines para dinamizar su lento crecimiento económico.

En el pasado, Bolsonaro expresó escepticismo sobre la inversión de China en Brasil, diciendo que a los chinos se les permitía “comprar en Brasil pero no comprar Brasil”, y enfatizó el deseo de alinear su política exterior con la del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Sin embargo, tras asumir ha atenuado algunas de sus críticas y ha adoptado un enfoque pragmático. En mayo, envió al vicepresidente Hamilton Mourao a reparar las heridas causadas por su retórica contra China y él mismo visitará la nación asiática a finales de este mes.

Ren Zhengfei, el ex ingeniero del ejército chino que fundó Huawei en 1987, le muestra las oficinas de Huawei Technologies Co Ltd en Londres, al presidente chino Xi Jinping, el 21 de octubre de 2015 (Reuters)
Ren Zhengfei, el ex ingeniero del ejército chino que fundó Huawei en 1987, le muestra las oficinas de Huawei Technologies Co Ltd en Londres, al presidente chino Xi Jinping, el 21 de octubre de 2015 (Reuters)

La visita de los políticos ayuda a fortalecer la cooperación entre los dos países, dijo la embajada china en Brasilia en un comunicado. “Para nosotros, las relaciones interparlamentarias son una parte importante de las relaciones entre los estados”, dice la nota. En enero, otra delegación de legisladores visitó China. La mayoría de ellos eran miembros del partido PSL de Bolsonaro, y su visita fue criticada por algunos de los partidarios del presidente.

Tres congresistas que participaron en el viaje más reciente dijeron en entrevistas que esperaban resultados concretos de las reuniones que tuvieron. El senador Iraja Abreu, quien dijo que estaba impresionado por el manejo chino de la contaminación, mencionó posibles proyectos de energía solar. El senador Rogerio Carvalho dijo que ve una posible inversión en petróleo y gas en su estado nororiental de Sergipe.

“Al tratar con legisladores, los chinos tienen una comprensión más amplia y sofisticada de cómo funciona un país”, dijo Carvalho.

Con información de Bloomberg

MÁS SOBRE ESTE TEMA: