Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Reuters)
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil (Reuters)

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, admitió este jueves que puede sufrir algún tipo de reacción contraria el próximo martes, cuando acudirá a la Asamblea General de la ONU para defender la soberanía de Brasil sobre la Amazonía y exponer su visión sobre los incendios que la amenazan.

"Sabemos que podremos tener un problema allá. Es natural", aseguró el jefe de Estado en su tradicional pronunciamiento al vivo de los jueves en las redes sociales.

Fuentes del Gobierno han manifestado el temor de que el pronunciamiento de Bolsonaro pueda ser blanco de algún tipo de sabotaje en la Asamblea General de la ONU por parte de grupos ecologistas, o incluso de algunos líderes mundiales, que acusan al brasileño de incentivar la destrucción de la mayor selva tropical del mundo por su retórica antiambientalista.

El mandatario aseguró que, pese a que sabe que será blanco de críticas y ataques, acudirá el martes a la ONU para exponer su visión sobre la situación de la Amazonía y que espera regresar "con buenas noticias de Nueva York".

Incendio en el Amazonas (Reuters)
Incendio en el Amazonas (Reuters)

"Iré la próxima semana a la ONU. Haré un pronunciamiento y sé que me lo van a cobrar porque me atacan de forma virulenta y me acusan de ser responsable por los incendios", afirmó.

"Estoy preparando un discurso bastante objetivo, diferente del de otros presidentes que me antecedieron. Seré atacado por los medios pero hablaré de cómo va Brasil en ese asunto", aseguró el presidente brasileño que, por la tradición de la ONU, será el primer jefe de Estado en pronunciarse en la Asamblea General del organismo.

Agregó que, además de explicar que los incendios forestales son habituales en esta época del año y que los de 2019 están por debajo del promedio de los últimos 15 años, defenderá la soberanía de Brasil sobre la Amazonía.

"Verán a un presidente que hablará con el corazón, con patriotismo, y que abordará la soberanía nacional, que fue la que siempre estuvo amenazada", afirmó Bolsonaro al referirse al supuesto interés de algunos países ricos de declarar la Amazonía como asunto de interés internacional para poder quedarse con sus riquezas.

La Amazonía brasileña registró en el acumulado entre enero y agosto 46.825 focos de incendio, un 11 % más respecto al mismo período del año anterior (REUTERS/Bruno Kelly)
La Amazonía brasileña registró en el acumulado entre enero y agosto 46.825 focos de incendio, un 11 % más respecto al mismo período del año anterior (REUTERS/Bruno Kelly)

Bolsonaro volvió a criticar al presidente francés, Emnanuel Macron, por haber intentado proponer ese asunto en la cumbre que los gobernantes de los países miembros del G8 tuvieron el mes pasado.

"Ninguna medida podía haber sido propuesta en esa reunión sin antes escuchar a Brasil", advirtió.

La Amazonía brasileña registró en el acumulado entre enero y agosto 46.825 focos de incendio, un 11 % más respecto al mismo período del año anterior, debido a la sequía, las altas temperaturas y en gran parte por la deforestación causada por el hombre.

Las imágenes de los incendios calcinando enormes extensiones de selva dieron la vuelta al mundo y generaron una ola de indignación en la comunidad internacional y las ONG, que señalaron a Bolsonaro, por su retórica antiambientalista.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: