Daniel Ortega junto a Mahmoud Ahmadinejad
Daniel Ortega junto a Mahmoud Ahmadinejad

Hace 12 años, el régimen de Irán mostró su interés por invertir en Nicaragua y apoyar a los sectores energético, forestal, salud, agua, pesca y Pymes.

En 2007, hizo notar su intención de invertir en un puerto de aguas profundas y la construcción de cinco plantas procesadoras de leche. Sin embargo, como recuerda el periódico nicaragüense La Prensa, esas promesas quedaron únicamente plasmadas por escrito, lo que puso en duda el cumplimiento efectivo de los nuevos acuerdos que alcanzó recientemente el dictador Daniel Ortega con los iraníes.

Representantes del régimen de Nicaragua comenzaron el sábado pasado su visita de trabajo con una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif.

Durante el encuentro, las delegaciones discutieron sobre áreas de interés "para potenciar el intercambio comercial entre ambos países, en campos como el sector alimentario, energía, finanzas, medicina y tecnologías", indicó el Ejecutivo.

La delegación nicaragüense también se reunió con el ministro de Finanzas iraní, Farhad Dejpasand, con quien firmó "un acuerdo para la promoción y protección recíproca de inversiones", del que no se ofreció mayores detalles. Además, se plantearon "mecanismos para promover el intercambio económico y comercial".

La Prensa recordó que en el pasado, durante la visita de la misión misión técnica enviada por el ex presidente iraní Ahmadinejad y empresarios de dicho país a Nicaragua, Ortega presentó el proyecto Puerto de aguas profundas de Monkey Point.

Mahmoud Ahmadinejad y Daniel Ortega tras firmar acuerdos en el pasado
Mahmoud Ahmadinejad y Daniel Ortega tras firmar acuerdos en el pasado

"La parte iraní mostró su interés en realizar dicha inversión, conjuntamente con Nicaragua y otros países amigos, una vez concluido el estudio de factibilidad, que determinará los volúmenes de carga marítima transportada en la región y la rentabilidad de la misma", según se leía en el comunicado conjunto sobre la cooperación bilateral que ambos países firmaron el 4 de agosto de 2007, tras la visita que hizo en enero de ese año el ex presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad.

Meses antes y posteriores de que se firmara ese comunicado conjunto, Irán nunca concretó su inversión a dicho proyecto y, según conoció el mismo diario, Ortega viajó en junio de 2008 para reunirse con el mandatario Ahmadinejad. "Todavía no hay una información concreta. Ya hemos informado a la parte iraní, pero nada es claro", aseguró el entonces encargado de negocios del gobierno de Irán en Nicaragua, Abkar Esmaeil Pour.

La construcción del puerto se realizaría en Monkey Point y tendría una inversión de 500 millones de dólares. La Prensa recuerda que Ortega, además de a Irán, le vendió el proyecto a inversionistas de China, Taiwán, Corea del Sur, Arabia Saudita, Miami, España, Venezuela y México, pero "todavía no le interesamos a nadie", aseguró en 2010 Bayardo Arce, asesor para Asuntos Económicos de la Presidencia. El proyecto fue descartado por inviabilidad económica.

En otro orden, el régimen de Nicaragua afirmó ahora que la delegación se reunió con la empresa Soutmachine, una procesadora de productos lácteos, "con la cual se ha discutido la posibilidad de invertir en una planta procesadora en Nicaragua para exportar los productos hacia Irán y otros países".

Como recuerda La Prensa, la creación de plantas procesadoras también han sido las promesas que incumplió Irán en el pasado. En 2007, acordó la construcción de cinco plantas procesadoras de leche y diez centros de acopio, los cuales tampoco fueron construidas.

Ortega es uno de los principales aliados de Irán en Latinoamérica y el 10 de enero de 2012, cuando juró para su segundo mandato consecutivo de cinco años en Nicaragua, el líder sandinista respaldó el programa nuclear iraní y pidió a Israel que se "desarme" para evitar un conflicto bélico.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: