Mauricio Macri y Jair Bolsonaro durante un encuentro bilateral en Buenos Aires.
Mauricio Macri y Jair Bolsonaro durante un encuentro bilateral en Buenos Aires.

El presidente brasileños Jair Bolsonaro, fiel a su estilo campechano, imaginó que "los argentinos huirán a Brasil si esos izquierdistas vuelven al poder".  Se refería, como es obvio, a la victoria de Alberto Fernández en las primarias que, para los medios brasileños, resultó sorprendente. Más osado aún fue otro de sus comentarios al decir que Río Grande del Sur "se convertirá en otra Roraima", en referencia al estado provincial del norte brasileño que limita con Venezuela. Esas opiniones presidenciales fueron vertidas en la localidad de Pelotas, en el sur gaúcho, donde los partidarios del jefe de Estado lo recibieron a los gritos de "Mito" como en la campaña electoral.

Las declaraciones contrastan con las "sugerencias" de moderación frente a las elecciones argentinas formuladas por las cabezas militares del actual gobierno. La alternativa por la cautela frente a los resultados que podrían tener los comicios de octubre ya lo había indicado el vicepresidente Hamilton Mourao ante una pregunta de Infobae, en una entrevista en Río de Janeiro con corresponsales extranjeros. En aquel momento dijo: "Nuestro vínculo con Argentina es de una relación entre Estados. Por lo tanto, resulta independiente del gobierno que resulte electo. Tenemos que buscar lo mejor para los dos países, el beneficio mutuo".

Según los medios locales, el triunfo opositor en las primarias "es un revés para Bolsonaro". De acuerdo con el diario paulista Folha, que menciona un integrante de la cúpula militar, "el presidente brasileño se equivocó a haberse involucrado de manera activa en la disputa del vecino país. Ahora sería adecuado que reevalúe su discurso". Inclusive, en el propio entorno presidencial reclaman prudencia, frente a críticas a la oposición que hoy se observan como "innecesarias" y que, según analizan, podrá crear "muchos inconvenientes en la relación bilateral". También ante un interrogante de Infobae sobre el futuro de la relación con Brasil, el candidato presidencial Alberto Fernández sostuvo que "Bolsonaro fue elegido por el pueblo brasileño y con él mantendremos la relación que caracteriza a nuestros dos países".

El impacto de las primarias argentinas tuvo repercusiones en la Bolsa de San Pablo y en el dólar. El principal índice de esta bolsa, el B3, caía 2,12% a media tarde com "renovadas preocupaciones del escenario externo y con la presunción de que Mauricio Macri no conseguirá reelegirse", dijeron analistas del mercado financiero. En concordancia con esta tendencia de hoy, el dólar trepó más allá de 4 reales por unidad. De acuerdo con los analistas de finanzas, el mayor temor respecto a un gobierno encabezado por el dirigente opositor es "la naturaleza intervencionista" de los gobiernos kirchneristas.

Lo cierto es que la economía brasileña se muestra en baja. Se conocieron los datos previos del PBI del segundo trimestre con un retroceso del 0,13%. Es el segundo período negativo (también fue el primer trimestre) lo que configura una "recesión técnica" indicaron los economistas.