La Compañía de Jesús expulsó al sacerdote Leonel Ibacache (AP)
La Compañía de Jesús expulsó al sacerdote Leonel Ibacache (AP)

La Compañía de Jesús determinó este lunes expulsar al sacerdote chileno Leonel Ibacache por cinco denuncias de abusos sexuales y de conciencia a menores y sugirió a la Santa Sede quitarle su estado clerical.

De acuerdo a un comunicado de los jesuitas, fue en diciembre del pasado año cuando el Vaticano solicitó abrir un proceso administrativo penal en contra de Ibacache.

Tras las investigaciones, este lunes se dio por concluido el proceso y se informó que el presbítero Arturo Sosa, superior general de la Compañía de Jesús, "determinó expulsar a Ibacache de la orden religiosa y sugirió quitarle su estado clerical".

De acuerdo al escrito, ya se enviaron los antecedentes a la Congregación para la Doctrina de la Fe, órgano que deberá confirmar si Ibacache es expulsado del sacerdocio.

"Desde ya pedimos perdón como Compañía de Jesús por el grave daño causado, colaboraremos en las instancias judiciales pertinentes, y nos comprometemos a buscar, junto con las víctimas, los caminos de reparación que puedan contribuir en su proceso de sanación", añadió la congregación.

Además, en el comunicado se reconoce que "las denuncias hechas por las víctimas han permitido que se establezcan los hechos y se tomen las medidas en justicia", recalcando que "los momentos dolorosos que hemos vivido nos servirán para ser más responsables en el cuidado de toda persona que participa y colabora en la misión a la que somos llamados".

La Compañía de Jesús aclaró de todas formas que el religioso en cuestión, por razones de edad (95 años) y salud, se encuentra impedido del ejercicio del ministerio sacerdotal.

En Chile, la Iglesia Católica atraviesa una grave crisis por casos de abusos sexuales que han salpicado incluso a varios obispos.

A comienzos de mayo, el fiscal nacional de Chile, Jorge Abbott, informó que las causas abiertas por abusos en el clero chileno han aumentado a 166, y las víctimas a 248, de las que 131 eran menores de edad al sufrir los delitos, mientras las personas relacionadas con la Iglesia que son investigadas suman 221.

Entre estas últimas, hay 10 obispos, 152 sacerdotes, 9 diáconos, 15 laicos, 8 personas de las que no se dispone información y 27 pertenecientes a órdenes o congregaciones sin ser clérigos, informó la Fiscalía Nacional.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: