La carne de cerdo es componente principal de la cena de fin de año.
La carne de cerdo es componente principal de la cena de fin de año.

Los alimentos en Cuba suben de precio y pasan a ser regulados, mientras los salarios permanecen inamovibles, se quejan residentes en la isla.

La vida se encarece cada día más para el cubano, suben de precio la carne de cerdo y productos como los famosos perros calientes, que hasta hace poco se vendían en tiendas recaudadoras de divisas y ahora pasaron a distribuirse por la libreta de abastecimiento en algunos municipios del país.

Testimonios recogidos por la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) revelan la inconformidad de los santiagueros con esta situación. El salario, afirman, "no alcanza ni para empezar el mes".

"Uno no gana nada, 240 pesos y por cualquier cosa ahora te cobran carísimo", dijo uno de los entrevistados por UNPACU, mientras otro afirmó que para alimentarse bien en Cuba el salario debería ser "por lo menos de 5.000 pesos (200 CUC)".

Una señora señaló que en la isla "todo está carísimo (…) por encima y a millón de los salarios". Pero como entrevistado explica "no pueden subir los salarios porque no hay productividad; si no crece el Producto Interno Bruto no puede haber aumento de salario".

El cuentapropista y activista santiaguero David Fernández dijo a Radio Martí que los precios de la carne de cerdo están entre 32 y 40 pesos en esa ciudad, mientras en La Habana puede llegar a costar hasta 75 pesos.

La economista Martha Beatriz Roque explicó que en la capital la preciada carne de cerdo vale 60 pesos en los barrios más pobres, mientras en distritos residenciales como Miramar y el Vedado está a 75 pesos.

Roque señaló que el aumento del costo de los alimentos se debe al estancamiento de la economía, lo que trae aparejado una inflación de los precios.

Con información de Martí Noticias