Polémica en Brasil por los cuatro abogados que defienden al autor del ataque a Jair Bolsonaro

La poderosa defensa con la que cuenta Adelio Bispo de Oliveira generó sospechas. No se sabe quién pagó a los litigantes ni el monto de los honorarios
El traslado de Adelio Bispo de Oliveira a una cárcel el sábado. (Reuters)

Adelio Bispo de Oliveira, el autor del ataque contra el candidato brasileño Jair Bolsonaro y quien dijo que actuó por "motivos personales" y "por orden de Dios", cuenta con una poderosa defensa ante la justicia representada en cuatro abogados: Zanone Manuel de Oliveira Junior, Pedro Augusto Lima, Fernando Magalhães y Marcelo Manoel da Costa.

Zanone Junior es conocido por ser el abogado defensor de una misionera estadounidense que fue asesinada en 2005 en Brasil y, según medios brasileños, fue contratado por la iglesia evangélica de la que hace parte el atacante de Bolsonaro.

De acuerdo con información de Globo, el abogado no quiso revelar el nombre de la persona que lo contrató. Sin embargo, contó que él y el resto de sus colegas fueron pagados para los primeros días de la defensa. Aunque no reveló el monto que cobró cada uno.

Por su parte, Fernando Magalhães dijo que su contratación no tiene ninguna relación ni está vinculada con partidos políticos ni con ningún personaje conocido. Este abogado tampoco reveló quién pagó por sus honorario ni de cuánto fue el monto que cobraron.

Zanone Junior.

Otros de los que abogados que habló a los medios fue Pedro Augusto Lima, quien solo limitó a decir que su cliente no tuvo la intención de asesinar al candidato presidencial.

El número de abogados con los que cuenta Adelio Bispo de Oliveira generó escándalo en las redes sociales. Incluso, un grupo de litigantes publicó una nota de repudio por las sospecha que genera la cantidad de abogados con lo que Oliveira cuenta para su defensa.

Oliveira  fue trasladado al presidio federal de la lejana ciudad de Campo Grande, capital de Mato Grosso do Sul, estado del oeste de Brasil fronterizo con Paraguay y Bolivia.

El agresor, que será sometido a exámenes psiquiátricos a petición de sus abogados y ante las sospechas de que tiene problemas mentales, se encontraba desde el jueves en los calabozos de la Policía Federal en Juiz de Fora, la segunda mayor ciudad del estado de Minas Gerais y donde ocurrió el ataque.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Últimas noticias

Mas Noticias