Refinería Puerto Ventanas (REUTERS / Rodrigo Garrido)
Refinería Puerto Ventanas (REUTERS / Rodrigo Garrido)

Las autoridades chilenas decretaron este martes una nueva alerta amarilla en las localidades chilenas de Quintero y Puchuncaví, en la costa de la región de Valparaíso, por otro episodio de contaminación en una área que acoge un gran parque industrial.

El intendente (gobernador) de Valparaíso, Jorge Martínez, ordenó también la suspensión de las clases en los colegios, que se habían reanudado este martes después de diez días de paralización por dos episodios de intoxicación por gases anteriores.

"A partir del mediodía empezaron a sentirse, según nos cuentan algunos pacientes, olores en algunos sectores del territorio, y empezaron a llegar jóvenes en principio y después adultos con síntomas de intoxicación", dijo el intendente después de participar en una reunión del Comité de Operaciones de Emergencia.

Martínez pidió perdón a los afectados en nombre del presidente Sebastián Piñera y subrayó que este caso de contaminación no fue detectado por los equipos de monitoreo que están instalados en la zona.

"Se va a exigir del órgano competente, la Superintendencia del Medio Ambiente, con todos los fiscalizadores además de los servicios de salud, las máximas diligencias para poder encontrar a la brevedad las fuentes causantes de estos males y evitarlos a futuro", añadió.

Puerto Ventanas en Ventanas, Chile (REUTERS / Rodrigo Garrido)
Puerto Ventanas en Ventanas, Chile (REUTERS / Rodrigo Garrido)

La ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt, aseguró que le ha "exigido" a la Superintendencia del Medio Ambiente una "investigación exhaustiva" de todas las empresas que operan en el sector para determinar el origen de este nuevo episodio de contaminación.

"El Ministerio de Medio Ambiente va a llegar hasta las últimas consecuencias para determinar los culpables de esta emergencia", dijo la ministra, quien solicitó también tener en un plazo de 48 horas los resultados de la investigación que se realizó por los casos de contaminación que se registraron hace un par de semanas.

Las autoridades decretaron el pasado domingo el término de la situación de alerta amarilla, pese a que aún no se ha determinado la naturaleza del material contaminante, ni tampoco se tiene certeza de su origen.

La contaminación afecta desde hace 40 años a los vecinos de Quintero y Puchuncaví, unos 130 kilómetros al noroeste de Santiago, donde están instaladas cerca de una veintena de plantas industriales que operan con minerales y elementos químicos.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: