La operación se realiza en cooperación con autoridades de Francia y Estados Unidos
La operación se realiza en cooperación con autoridades de Francia y Estados Unidos

La Policía brasileña lanzó este martes varios allanamientos para desbaratar "un esquema de corrupción internacional" por la presunta compra de votos para la elección de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016.

Unos 70 agentes participan en la operación, bautizada "unfair play", cumpliendo dos órdenes de prisión preventiva y 11 de búsqueda de pruebas, precisó la Policía Federal (PF) en un comunicado.

La operación se realiza en cooperación con autoridades de Francia y Estados Unidos, y en presencia de agentes franceses, indica el texto.

Según la televisión GloboNews, un allanamiento se realizaba en el domicilio del presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Nuzman, y otro en la sede del COB.

La investigación se centra en "un esquema criminal que involucra el pago de sobornos a cambio de la contratación de empresas tercerizadas por el gobierno de Río de Janeiro", señaló la Policía.

Unos 70 agentes participan en la operación, bautizada “unfair play”
Unos 70 agentes participan en la operación, bautizada “unfair play”

El rol de Carlos Nuzman y de "El Rey Arturo"

Unos meses antes de la votación en que se eligió a Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016, el presidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Nuzman, asistió a una reunión en Nigeria en la que habría acordado el pago de un soborno de 2 millones de dólares a cambio de al menos un voto a favor de Río.

De acuerdo a lo que publicó el periódico Folha de San Pablo, el depósito se efectuó el 29 de septiembre de 2009 -tres días antes de la votación- en cuentas de un dirigente africano con sede en Senegal y Moscú.

El dinero fue enviado por el empresario brasileño Arthur César de Menezes Soares Filho, conocido como "El Rey Arturo", quien estaba al servicio del ex gobernador de Río Sérgio Cabral, ahora en prisión. En la mañana de este martes, Nuzman y Soares fueron los blancos de la operación.

LEA MÁS: