El foro Widening the Pathways to Open Societies se realizará del 14 al 17 de febrero en Panamá, en el Hotel RIU Plaza
El foro Widening the Pathways to Open Societies se realizará del 14 al 17 de febrero en Panamá, en el Hotel RIU Plaza

El blockchain, la creación de Satochi Nakamoto, generó una revolución al permitir la creación de "pruebas de veracidad" descentralizadas. Un mecanismo que también puede verse en Wikipedia, por ejemplo, que trabaja mediante una especie de órden espontáneo, donde los creadores de artículos de enciclopedia publican los puntos básicos pero un gran número de redactores voluntarios anónimos se encargan de corregirlos y completarlos con la máxima información posible.

El blockchain es todavía más radical y permite a un grupo de personas que no se conocen atestiguar, mediante un algoritmo, la veracidad de una moneda virtual o de la propiedad de un bien. El bitcoin es el resultado del blockchain, donde mediante una prueba de trabajo, se "minan" bitcoins, y el algoritmo hace que mientras más "mineros" haya, más difícil sea minar bitcoins.

El bitcoin promete ser una alternativa a los bancos, a las manipulaciones monetarias y a las cada vez más onerosas regulaciones contra el lavado de dinero y la evasión fiscal.

Pero el asunto es que internet permite creaciones colectivas que se corrigen mutuamente. Es el caso de Wikipedia, por ejemplo, que se edita de manera descentralizada para producir una enciclopedia bastante precisa. El blockchain lleva esta tecnología a otro nivel mediante algoritmos que permiten certificar bienes de manera colectiva y hacerlos progresivamente más difíciles de falsificar mientras más difundidos sean.

Milton Friedman teorizó sobre una moneda virtual no rastreable y Fiedrich Hayek habló sobre la desnacionalización del dinero y la competencia monetaria. Eran ideas no demasiado desarrolladas, especulativas, pero ahora la tecnología del blockchain ha hecho realidad esas especulaciones. El blockchain permite, por ejemplo, la certificación colectiva de derechos de propiedad o de dinero. Esto permite ahora hacer transacciones comerciales fuera de los bancos tradicionales y fuera del control de los Estados.

Esto presenta un fuerte reto a la banca tradicional. En el futuro será bastante posible hacer las operaciones bancarias y certificar las garantías de manera electrónica. Con elevados costos laborales y crecientes regulaciones para prevenir la evasión fiscal, el lavado de dinero y el terrorismo; los costos de las operaciones bancarias van a terminar desbancarizando a millones de personas.

La alternativa va a estar en la banca online y en las criptomonedas como el bitcoin, que pasan por encima de la banca tradicional y los bancos centrales. En el futuro, los bancos van a estar en los celulares. Es muy posible que los bancos tradicionales tengan que reestructurarse o reducir planilla. De hecho, las regulaciones laborales cada vez más caras están aumentando las presiones hacia la automatización. Y las regulaciones bancarias crecientes aumentan el deseo por las criptomonedas. En algún momento del futuro, la banca tal como se conoce dejará de existir.

En el foro Widening the Pathaways to Open Societies, que se celebra desde este martes en Panamá, personalidades como Pavol Lutvak y Richard Rand debatirán sobre este nuevo mundo. Panamá está viendo el fin de un modelo, el modelo de los 70, y es el momento de aceptar el futuro que viene y aprender a mirar hacia él.

LEA MÁS: