La Asamblea Nacional de Venezuela tiene mayoría opositora
La Asamblea Nacional de Venezuela tiene mayoría opositora

La Asamblea Nacional de Venezuela, que está bajo control de la oposición, aprobó este martes un acuerdo que declara la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro por el incumplimiento de sus deberes constitucionales. Sin embargo, esta declaratoria no provocará la destitución del presidente, debido a que el Poder Legislativo no está facultado por la Constitución para ello.

La decisión se llevó a cabo tras un debate que se extendió por más de cuatro horas. Tras alcanzar el acuerdo, se pidió a una comisión avanzar el proceso para la posible declaratoria del abandono del cargo del mandatario.

El texto fue aprobado después de que los diputados opositores expusieran múltiples argumentos en contra del presidente y después de que la bancada chavista se negara a participar en el debate.

De esta forma, la Asamblea Nacional de Venezuela retomó el juicio parlamentario a Maduro luego de que la coalición opositora suspendiera hasta enero un diálogo con el gobierno, intermediado por el Vaticano, y a pesar de la liberación de activistas durante la madrugada.

"El poder es para cumplirle a la gente, para que la gente coma, para que haya medicinas", dijo en el pleno el diputado opositor Freddy Guevara. "Por eso esta Asamblea Nacional va a ejercer el poder y declarar la responsabilidad política de Nicolás Maduro", agregó. La Asamblea había suspendido la discusión del proceso en noviembre como un gesto para facilitar el diálogo.

El jefe de la bancada del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV), Héctor Rodríguez, reiteró que el debate era "ilegal" y su grupo se retiró del hemiciclo. "En Venezuela no existe la figura del juicio político para el presidente, no está en la Constitución, ni en las leyes", apuntó Rodríguez a periodistas al dejar el debate.

La Constitución venezolana no incluye la figura del juicio político, pero estipula que el Parlamento puede declarar la responsabilidad política de cualquier funcionario público.