“Popeye”, en la tumba de Pablo Escobar (AFP)
“Popeye”, en la tumba de Pablo Escobar (AFP)

Quien fuera durante años sicario de Pablo Emilio Escobar Gaviria bebió hoy el sabor amargo de la inseguridad cuando fue abordado por asaltantes en Medellín. Jhon Jairo Velásquez, más conocido como Popeye, fue atacado por dos delincuentes quienes lo interceptaron desde una motocicleta en el barrio El Poblado.

Al momento del hecho, los malhechores le sustrajeron al ex sicario unas costosas gafas Cartier, un teléfono celular y una pulsera de oro, según la denuncia que hizo Popeye ante las autoridades.

Jhon Jairo Velasquez con Pablo Escobar
Jhon Jairo Velasquez con Pablo Escobar

El propio hombre de confianza de Escobar relató escuetamente en su cuenta de Twitter el susto que recibió. A tal punto que pidió que se le devuelva la portación de armas a los colombianos para defenderse de los asaltantes. "El próximo candidato a la presidencia de Colombia que le devuelva el porte de armas a los ciudadanos. Gana. Maldito JMS (Juan Manuel Santos) las prohibió".

Antes, había protestado: "Medellín no es la de los años 80 y 90. Es una nueva ciudad. No hay violencia brutal. Solo que no hay Alcalde. Estamos solos".

No es la primera vez que Velásquez enfrenta a delincuentes. Meses pasados se enfrentó a otros y los atropelló con su automóvil. Sin embargo, como ese tipo de acciones podrían ocasionarle problemas legales -teniendo en cuenta sus nefastos "pergaminos"- decidió no volver a hacerlo.

También bromeó con otros seguidores de esa red social al retuitear sus comentarios.

LEA MÁS: