Crisis sin fin en Brasil: el déficit fiscal se multiplicó por diez en 9 meses

Michel Temer y Dilma Rousseff
Michel Temer y Dilma Rousseff

Las cuentas públicas brasileñas acumularon hasta septiembre de este año un déficit fiscal primario de 85.501 millones de reales (unos USD 26.719 millones), un valor récord para el período y diez veces superior al de los nueve primeros meses de 2015, informó el Banco Central.

Entre enero y septiembre del año pasado, los gastos del Estado brasileño habían superado los ingresos en 8.423 millones de reales (unos USD 2.632 millones).

El déficit primario, utilizado por Brasil como referencia de la salud de sus cuentas públicas, mide la diferencia entre los ingresos y los gastos del Gobierno, de las empresas estatales y de las administraciones regionales y municipales, sin incluir los recursos destinados al pago de intereses de deuda.

Protestas contra Michel Temer (Reuters)
Protestas contra Michel Temer (Reuters)

Gran parte del hueco fiscal en lo que va de este año fue provocado por el déficit de septiembre, de 26.643 millones de reales (unos USD 8.325 millones), el mayor saldo negativo registrado por Brasil en este mes.

El déficit fiscal primario en septiembre del año pasado había sido de 7.318 millones de reales (unos USD 2.286 millones).

El histórico déficit en las cuentas públicas se ha convertido en la principal preocupación de Michel Temer, desde que asumió en forma definitiva la Presidencia, el 31 de agosto, tras la destitución de Dilma Rousseff, condenada en un juicio por el Senado precisamente por las maniobras que usó para ocultar el mal estado de las finanzas del país.

Temer le propuso al Congreso un severo ajuste fiscal para superar el déficit, que tiene como base una congelación de los gastos públicos por veinte años mediante la limitación del aumento de los gastos a la tasa de inflación del año anterior.

La medida ya fue aprobada por la Cámara de Diputados y aún depende del visto bueno del Senado.

El Gobierno considera vital la inclusión de una barrera para los gastos para hacer frente al histórico déficit fiscal con que Brasil terminará este año, así como a la deuda pública bruta récord, que en septiembre equivalía al 70,7% del producto interior bruto (PBI).

Dilma Rousseff (AFP)
Dilma Rousseff (AFP)

Brasil registrará este año su tercer déficit fiscal consecutivo, tras los saldos negativos de 32.500 millones de reales (unos USD 9.848 millones) en 2014 y de 111.000 millones de reales (unos USD 33.636 millones) en 2015.

La proyección del Gobierno es que este año, incluso con ajuste fiscal, el hueco llegue a un récord de 170.500 millones de reales (unos USD 51.666 millones).

Según el Banco Central, en los últimos doce meses hasta septiembre de este año, las cuentas públicas acumularon un saldo negativo de 188.327 millones de reales (unos USD 58.852 millones), valor equivalente al 3,08% del PBI.

La entidad agregó que, como los intereses por deuda en los nueve primeros meses de este año sumaron 295.033 millones de reales (unos USD 92.197 millones), el déficit nominal del país entre enero y septiembre se ubicó en 380.535 millones de reales (unos USD 118.917 millones), un valor que, anualizado, equivale a cerca del 9,42% del PBI.

LEA MÁS:

Elecciones municipales en Brasil: un evangelista fue electo alcalde de Río de Janeiro

 
MAS NOTICIAS