Christiana Figueres (Reuters)
Christiana Figueres (Reuters)

Costa Rica postuló este jueves a la negociadora del último acuerdo sobre el clima, Christiana Figueres, como candidata a la secretaría general de la ONU para reemplazar surcoreano Ban Ki-moon, sumándose así a otros 11 candidatos al puesto, entre los que se encuentra la canciller argentina Susana Malcorra.

Figueres habló en conferencia telefónica con medios internacionales después de que el presidente de su país, Luis Guillermo Solís, anunciara en Costa Rica su postulación. "He aceptado esta nominación porque creo que el multilateralismo puede practicarse mejor, lo podemos mejorar, puede ser más transparente, realizarse de forma más participativa", dijo Figueres, de 59 años, nombrada en 2010 secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, cargo desde donde encabezó las negociaciones del año pasado en París para la reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

La costarricense destacó que la ONU sigue siendo relevante y que tiene ante sí no sólo la oportunidad sino la responsabilidad de "asegurar que hacemos una vida mejor para todo el mundo, especialmente para los más vulnerables".

Actualmente 11 personas, incluidas Malcorra y António Guterres, ex primer ministro de Portugal, compiten por el puesto que ocupa el surcoreano Ban Ki-moon y que dura cinco años. Hasta la fecha, Malcorra y Figueres son las únicas candidatas que Latinoamérica nominadas.

Christiana Figueres (Reuters)
Christiana Figueres (Reuters)

La costarricense dijo que si es elegida lideraría la ONU con independencia e imparcialidad y que para ella las prioridades son aumentar las posibilidades de paz y abrir espacios para un mayor diálogo y mayor prevención de conflictos.

Figueres describió a Malcorra como "una buena amiga" y "colega de muchos años" a quien admira y respeta. Cuando se le preguntó si considera que Latinoamérica apoya su nominación, respondió que las candidaturas a la secretaría general de la ONU "no deben ser entendidas como candidaturas subregionales o regionales. Deben entenderse como candidaturas globales".

El llamado para que esta vez el Secretario General sea una mujer ha resonado entre los líderes de muchos países y el proceso para escoger a un nuevo líder de la ONU ha sido más transparente que en el pasado. Cada candidato ha tenido que escribir su visión de futuro para el organismo, que puede leerse en el portal de internet de Naciones Unidas.

Portavoces de la ONU dijeron el jueves a The Associated Press que publicarán la nominación de Figueres en el portal de internet después de haber informado sobre su candidatura a todos los estados miembro del organismo. La mayoría de candidatos a Secretario General provienen de Europa del este.

Además de Malcorra, las otras candidatas a liderar la ONU son la política croata Vesna Pusic; la búlgara Irina Bokova, directora general de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); la ex canciller moldava Natalia Gherman y la neozelandesa Helen Clark, administradora del programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El presidente Solís Rivera dijo el jueves que Figueres "tiene la capacidad de renovar nuestra confianza e inspirar a todos y cada uno de nosotros a actuar guiados por los más altos propósitos y valores morales". De momento no ha habido ninguna reacción oficial del gobierno argentino a la nominación de Figueres.

A principios de junio Malcorra se sometió a una intensa sesión de preguntas por parte de los miembros de la Asamblea General de la ONU, que realizan la interrogación a cada candidato.

La argentina dijo que posee las cualidades de liderazgo y mano firme para convertir a la ONU en una organización más dinámica, enfocada en los asuntos que importan a la gente y menos esclava de largos procesos burocráticos.

Estados Unidos, Rusia, China, Francia y Reino Unido, que son los cinco países que conforman el Consejo de Seguridad, escogerán en octubre a un candidato o varios. El aspirante o aspirantes serán entonces propuestos a la Asamblea General de la ONU, que votará a su vez por el favorito.

Figueres, antropóloga de profesión, ocupó en Costa Rica cargos en los ministerios de Planificación, Agricultura y Ganadería. Es hija de José Figueres Ferrer, tres veces presidente del país centroamericano, y hermana del también ex presidente José María Figueres (1994-1998).

La diplomática, quien dejó su cargo en la secretaría sobre cambio climático en la noche del miércoles, dijo que pretende llevar al más alto cargo de la ONU el sentido de urgencia para enfrentar los desafíos sobre calentamiento global. "Si no actuamos con urgencia con los pasos que podemos dar frente al cambio climático, nunca podemos salir de la pobreza y los conflictos", alertó.

De los once candidatos a la Secretaría General, ocho son de Europa Oriental, que no ha tenido un secretario general de la ONU. "Nosotros estuvimos mirando eso con muchísimo respeto y decidimos lanzar la candidatura porque nos parece que en el deseo de tener más transparencia, es más positivo tener más opciones que menos. Eso no significa que Costa Rica esté en contra de algún candidato de Europa Oriental, no es así", aclaró .

Consultada en una conferencia telefónica posterior con periodistas en Nueva York sobre su falta de experiencia en política externa, Figueres reconoció que "mi curva de aprendizaje es definitivamente el difícil tema de paz y seguridad… Espero aprender de eso y ser guiada por todos los estados miembros".