El público abarrota la sala en el estreno en Chile de "Mi país imaginario"

Valparaíso (Chile), 11 ago. - El reconocido cineasta chileno Patricio Guzmán estrenó este jueves en las salas locales "Mi país imaginario", un documental aclamado por la crítica internacional que reflexiona a través de voces femeninas sobre la transformación que se está produciendo de Chile, y que cuenta con imágenes únicas e impactantes del "estallido social" de 2019 filmadas por periodistas de Efe.

A la premier, que se realizó en el cine Insomnia -también conocido como Teatro Conde- acudió la productora del filme, Alexandra Galvis, diversos actores y actrices, autoridades y decenas de expectantes ciudadanos que abarrotaron la sala.

Al mismo tiempo, el documental -que ha generado el aplauso internacional y que se esperaba con ansiedad en el país andino- se estrenó en salas de la capital, Santiago de Chile, con una gran afluencia de público pese a que la hora y el día, jueves, no invitaban a los chilenos a salir.

Cronista de la realidad chilena en documentales como "La batalla de Chile" (1975), "Nostalgia de la luz" (2010) o el "El botón de Nácar" (2015), Guzmán alcanzó renombre internacional en 2019 al ganar el premio al mejor documental con "La Cordillera de los Sueños", una obra “prospectiva” que “ilumina la extraña historia” de su país y con la que fue nominado a los premios Goya.

"Mi país imaginario", estrenado en las Sesiones Especiales de la 75 edición del Festival de Cannes, comienza con imágenes tomadas por periodistas de la Agencia Efe sobre el "estallido social" que sacudió Chile en octubre de 2019 y ahonda en esa protesta que ha derivado en el proceso de redacción de una nueva Constitución.

La subida de 30 pesos en el precio del boleto del metro fue la chispa que "incendió el país" y que originó "una revolución espontánea, sin organización, por internet", a la que el cineasta siempre vio posibilidades de triunfo.

"Quienes se oponen al crecimiento de la historia son los mismos de siempre. La derecha no tiene ningún futuro. Lo que propone en Chile es absurdo, es el pasado, y el pasado ya se ha probado que no sirve, entonces no tiene mucho porvenir político. Tiene fuerza pero no porvenir", dijo en Cannes a Efe.

Guzmán (Santiago de Chile, 1941) narra su relato a través de algunas de sus protagonistas femeninas porque en su opinión "son las que tienen más claro lo que hay que hacer. La mujer chilena es muy avanzada en general, históricamente siempre ha sido así. En la mitad del rodaje me di cuenta de que eran más claras y pensé que eran ellas las que iban a contar la película".

Reside en la actualidad en París, donde piensa proseguir y desde donde el próximo 4 de septiembre verá el resultado del referéndum obligatorio en el que los chilenos decidirán si aprueban la Constitución que durante el último año ha redactado una convención paritaria y democráticamente elegida, fruto de la protesta.

O si se rechaza y sigue en vigor la escrita en 1980 por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1989), que solo ha sido parcialmente reformada en democracia.

Su próximo proyecto tendrá de nuevo como protagonista a su país, ya que Guzmán confiesa que "solo sé hacer películas de Chile. Tengo una grave limitación".