Brasil manifiesta preocupación por el cierre de radios católicas en Nicaragua

Río de Janeiro, 5 ago. El Gobierno brasileño manifestó este viernes su preocupación por el cierre de siete emisoras de radio católicas en Nicaragua y pidió a la Administración nicaragüense que respete tanto la libertad de religión como la libertad de expresión.

"El Gobierno brasileño repudia el uso abusivo de la violencia policial contra líderes religiosos y fieles en el episodio (de cierre de las radios) y urge a las autoridades nicaragüenses a que restauren sin demora el funcionamiento de las emisoras", asegura una nota divulgada por la cancillería brasileña.

En el comunicado, en el que dice haber recibido las informaciones con "grave preocupación", el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil insta a Nicaragua a restaurar igualmente "el pleno ejercicio de libertad religiosa de las parroquias locales".

Según el Gobierno de Brasil, el cierre de radios constituye otro duro golpe al espacio cívico en Nicaragua y viola el derecho a la libertad de religión y de culto, así como a la libertad de opinión y de expresión.

Agrega que el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, ratificado por Nicaragua, le garantiza a toda persona "el derecho a profesar su religión y su creencia, individual o colectivamente, tanto pública como privadamente, por medio del culto, de la celebración de los ritos, de las prácticas y de la enseñanza".

La cancillería brasileña explicó en la nota que transmitió su preocupación en su condición de miembro fundador de la Alianza Internacional para la Libertad de Religión o Culto, creada en 2020 y que actualmente cuenta con 36 países miembros.

Según la prensa nicaragüense, el Gobierno del presidente Daniel Ortega ha cancelado en los últimos días la licencia de nueve emisoras privadas en el departamento de Matagalpa (norte), en su mayoría de perfil católico o comunitario.

Algunas de las emisoras cerradas eran administradas por la Diócesis de Matagalpa, que dirige el obispo Rolando Álvarez, uno de los más fuertes críticos al Gobierno de Ortega y que está sitiado en su casa por la policía.

Este viernes sacerdotes de diferentes diócesis de Nicaragua le pidieron al Gobierno que "cese la persecución a la Iglesia" católica, luego del arresto de dos miembros del clero y el sitio que sufren otros dos, entre los cuales Álvarez, además del cierre de emisoras.

"Exhortamos a las autoridades del país a respetar la libertad de expresión y de religión en nuestra patria. Que cese la persecución a la Iglesia", expusieron en un mensaje público los sacerdotes. EFE

cm/cpy