El busto de un anónimo era en realidad el del joven Napoleón

Un coleccionista que compró el busto de un anónimo se encontró con una escultura del joven Napoleón Bonaparte realizada por un artista famoso, informó la casa de subastas Sotheby’s el viernes.

Sotheby’s, que la venderá en Londres el 5 de julio, la estima entre 138.000 y 208.000 euros.

La obra "fue comprada en 2020 por su actual propietario, descrita simplemente como el busto de un anónimo en el estilo del Imperio, a principios del siglo XIX", explicó la casa en un comunicado.

Un peritaje permitió determinar que se trataba en realidad del general nativo de Córcega, de 28 años, salido victorioso de la campaña de Italia en 1797.

No se reveló el nombre del vendedor ni el precio que pagó al adquirir el objeto.

La obra de mármol blanco, sobre una base de mármol negro, está firmada por Giuseppe Franchi, escultor neoclásico italiano.

"La identidad tanto del escultor como del modelo se pueden confirmar hoy gracias a las investigaciones realizadas por Olivier Ihl, profesor de sociología histórica y director honorario del Instituto de Estudios Políticos de Grenoble, y uno de los expertos del período", escribió Sotheby’s.

Según el académico, Bonaparte encargó el busto durante una cena con Franchi en mayo de 1797, en Milán, pocos días después de provocar la caída de la República de Venecia.

El joven general vio la escultura terminada en noviembre de 1797, en Ginebra, ciudad anexada por Francia en abril de 1798. La obra permaneció allí durante 20 años.

En agosto de 1818, este busto indeseable de un emperador caído y detenido en la isla de Santa Elena por los ingleses, fue comprado a bajo precio (80 louis d'or) por un británico que lo hizo transportar hacia el Reino Unido.

La escultura "fue descuidada. Era vista como sin valor y finalmente se perdió sin dejar rastro durante dos siglos", comentó Christopher Mason, experto en escultura de Sotheby’s, citado en el comunicado.

hh/may/mab/eg