Supervisor europeo avisa del riesgo de salida desordenada de los tipos bajos

Bruselas, 30 jun. El presidente de la junta de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, advirtió este jueves de que "una salida desordenada de los bajos tipos" de interés podría contrarrestar los beneficios que una subida gradual de los tipos debería generar para la banca.

"Las implicaciones para la calidad de los activos de una salida desordenada de los bajos tipos de interés contrarrestaría los beneficios de las subidas de tipos, especialmente para las hipotecas residenciales, segmentos muy apalancados o sectores particularmente sensibles a la inflación de los precios de la energía y las materias primas", dijo el presidente del supervisor, Andrea Enria, en un debate con la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado que subirá los tipos de interés en la eurozona en julio, por primera vez en once años, después de que la Reserva Federal de Estados Unidos iniciase ya en marzo una senda de aumentos que ha llevado el tipo oficial en ese país a entre el 1,5 % y 1,75 %.

Enria explicó ante los eurodiputados que la normalización de los tipos de interés debería ser positiva para los bancos en el escenario base que contempla el BCE de un retorno al objetivo de inflación (del 2 %) para 2024 y de crecimiento más lento, pero aún positivo, en el 2,8 % este año.

En esta situación, el impacto positivo en los márgenes de interés sería mayor que el efecto negativo en los ingresos que tendría la reevaluación de las carteras de renta fija o el potencial deterioro de la calidad de los activos porque algunos consumidores no puedan cumplir con sus pagos, explicó.

Sin embargo, Enria consideró que podría haber "riesgos" en dos circunstancias: si se produce una salida desordenada de los tipos de interés o si el escenario macroeconómico evoluciona peor de lo esperado.

Si la normalización de los tipos no se produce de forma suave, sino que hay "shocks" de precios inesperados, el impacto se notaría sobre todo en los segmentos con más riesgo, de ahí que el supervisor esté poniendo el foco en los préstamos apalancados, el riesgo de contraparte y las instituciones no bancarias porque "ahí es dónde se centra la concentración de riesgos".

Asimismo, si el escenario macroeconómico fuese "mucho peor" del previsto ahora, por ejemplo con un embargo al gas ruso o una recesión, "la perspectiva para los bancos podría ser mucho más difícil", dijo Enria.

Por ello, el supervisor prevé pedir a los bancos que recalculen sus trayectorias de capital bajo un escenario más adverso incluyendo potencialmente un escenario de recesión o embargo de gas", explicó.

Enria insistió en que en un entorno de mayor volatilidad, vulnerabilidades tras la pandemia y nuevos retos por la guerra que están impactando en la calidad de los activos, el supervisor vigilará que los bancos identifican y gestionan a los deudores con problemas en una fase temprana.

Esto será especialmente relevante en sectores afectados por los precios de la energía y las materias primas, como el manufacturero, y los que son más sensibles a aumentos de tipos, como el sector inmobiliario residencial. EFE

lpc/cat/mj

(Más información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)