España presiona a la OTAN para aumentar su papel en África del Norte y el Sahel

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (izquierda), junto al presidente de Letonia, Egils Levits, durante una mesa redonda celebrada con ocasión de la cumbre de la alianza atlántica en Madrid, España, el 30 de junio de 2022. REUTERS/Violeta Santos Moura
El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg (izquierda), junto al presidente de Letonia, Egils Levits, durante una mesa redonda celebrada con ocasión de la cumbre de la alianza atlántica en Madrid, España, el 30 de junio de 2022. REUTERS/Violeta Santos Moura

Por Belén Carreño y Inti Landauro

MADRID, 30 jun (Reuters) -España instará a sus aliados de la OTAN a considerar un papel más importante para la alianza en el norte de África y el Sahel en una cumbre que se celebrará el jueves en Madrid, antes de la cual el ministro de Asuntos Exteriores español dijo que no debería descartarse una intervención en Malí.

Fuentes diplomáticas afirman que la OTAN está poco dispuesta a tomar medidas de este tipo, pero al emprender el mayor aumento de sus defensas desde la Guerra Fría hacia el este, aliados como España e Italia temen que se ignoren las amenazas en la frontera sur de la alianza.

Los 30 líderes de la OTAN celebrarán una última sesión de la cumbre, centrada en el sur, el jueves por la mañana, tras casi dos días de conversaciones dominadas por la guerra de Rusia en Ucrania.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que el grupo se centrará en abordar los retos, entre ellos las causas de la inestabilidad, y en "intensificar" la lucha contra el terrorismo.

"Oriente Medio, el norte de África y las regiones del Sáhara se enfrentan a retos de seguridad, demográficos, económicos y políticos interconectados, agravados por el impacto del cambio climático y la inseguridad alimentaria causada por la guerra de Rusia contra Ucrania", dijo.

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, dijo que no descarta una intervención de la OTAN en Malí si es necesario, después de que la declaración de la cumbre de la alianza citara el terrorismo entre las "amenazas híbridas" que las potencias hostiles pueden utilizar para socavar su estabilidad.

"Si fuera necesario y si concretara una amenaza para nuestra seguridad, por supuesto se haría", dijo Albares a la emisora de radio RNE. "No hay que descartarlo".

Las potencias occidentales están preocupadas por un repunte de la violencia en Malí, donde la junta militar que gobierna el país, respaldada por el contratista militar privado ruso Grupo Wagner, está luchando contra una insurgencia islamista que se extiende a los países vecinos de la región africana conocida como el Sahel.

Francia, cuya política militar se ha centrado durante mucho tiempo en el sur de la OTAN, dijo en febrero que retiraría 2.400 soldados desplegados originalmente en Malí hace casi una década, después de que las relaciones con la junta se agriaran.

En enero de 2020, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, trató de ampliar la Organización del Tratado del Atlántico Norte para incluir a las naciones de Oriente Medio, argumentando que los ejércitos europeos deberían hacer más para luchar contra los militantes islamistas. La propuesta no obtuvo apoyo.

A instancias de España, con el apoyo de Italia, el nuevo documento maestro de la OTAN para 10 años, el "concepto estratégico", también cita el terrorismo y la migración como elementos a vigilar, y señala el flanco sur como una nueva fuente de riesgo para la estabilidad.

El presidente polaco, Andrzej Duda, dijo que la alianza está estudiando "todo lo que puede provocar ahora la crisis a la que ha llevado la agresión rusa en Ucrania (...), la próxima crisis alimentaria que puede afectar al norte de África (...), la posibilidad de otra ola migratoria hacia Europa, así como las amenazas terroristas".

EL OBJETIVO DE ESPAÑA PARA 2029

La OTAN, que se creó en 1949 para defenderse de la Unión Soviética, goza de un renovado propósito con miras al este tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero.

La alianza calificó el miércoles a Moscú como la mayor "amenaza directa" para la seguridad occidental y acordó planes para modernizar las asediadas fuerzas armadas de Kiev.

También invitó a Suecia y Finlandia a unirse y prometió multiplicar por siete a partir de 2023 las fuerzas de combate en alerta máxima a lo largo de su flanco oriental.

La alianza liderada por Estados Unidos también se enfrenta a una serie de nuevas exigencias, desde la lucha contra Rusia y China hasta el desarrollo de sus defensas en el espacio y en las redes informáticas.

En una señal de la determinación de España de desempeñar un papel más importante tras décadas en las que el gasto en defensa ha sido uno de los más bajos de la OTAN, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo que Madrid acabará cumpliendo el objetivo de la alianza, aunque con cinco años de retraso respecto al objetivo de la OTAN.

"El Gobierno se ha comprometido a que de aquí al año 2029 elevemos nuestro presupuesto en defensa hasta estar cerca del 2% del PIB", dijo a la cadena de televisión estatal TVE. Todos los países miembros de la OTAN se comprometieron en 2014 a avanzar hacia un gasto en defensa equivalente al 2% de su PIB para 2024.

(Reporte adicional de Sabine Siebold, Humeyra Pamuk, Aislinn Laing, Andrea Shalal y Alan Charlish; redacción de Robin Emmott y Alison Williams; traducción de Darío Fernández)