Kuleba pide al G7 más sanciones contra Rusia, tras los nuevos ataques sobre Kiev

Kiev, 26 jun. El ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, apremió hoy a los líderes del G7, reunidos en Alemania para su cumbre anual, a dictar sanciones más duras contra Rusia para derrotar "al imperialismo" ruso, mientras caen nuevos ataques sobre Kiev.

"Varios niños ucranianos dormían pacíficamente en Kiev hasta que cayó sobre su hogar un misil crucero ruso", afirmó Kuleba, a través de su cuenta en twitter, en alusión al ataque contra un edificio de nueve plantas de la capital ucraniana registrado este domingo.

El G7 debe "responder con más sanciones contra Rusia y dar más armamento pesado a Ucrania", prosigue el mensaje de Kuleba, difundido mientras las autoridades de su país informaban de ataques sobre Kiev y sobre otras ciudades del centro del país.

Los líderes del G7 -grupo integrado por Estados Unidos, Canadá, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Francia- se reúnen desde hoy y hasta el martes en Elmau, en Baviera, con la guerra de Ucrania como tema dominante, así como los estragos económicos y la crisis alimenticia derivada de la agresión rusa.

El canciller alemán, Olaf Scholz, anfitrión de la reunión ya que su país ejerce la presidencia de turno del grupo, mantuvo ya una reunión bilateral con el presidente estadounidense, Joe Biden, a pocas horas del arranque formal del encuentro con el resto de los líderes de las siete potencias.

Para la sesión de mañana se prevé la intervención, en formato virtual, del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski.

Biden, quien llegó ya anoche a Elmau, adelantó este domingo que el G7 anunciará la prohibición de la importación de oro de Rusia entre las medidas destinadas a sancionar la invasión de Ucrania por parte de ese país.

El líder estadounidense afirmó, a través de Twitter que "junto con el G7 anunciaremos que prohibimos la importación de oro ruso, una importación mayor que genera decenas de miles de millones de dólares a Rusia".

El propósito de Biden es compartido por el británico Boris Johnson, quien según fuentes de su delegación tratará de convencer al resto del G7 -es decir, incluidos los socios de la Unión Europea (UE), Alemania, Francia e Italia- para que respalden esas sanciones.