El pasado "común" o "compartido" que separa a Bulgaria y Macedonia del Norte

Sofía, 24 jun. Bulgaria y Macedonia del Norte mantienen desde 2020 una disputa sobre su pasado, "común" para uno y "compartido" para el otro, que hasta hoy sostuvo el veto búlgaro a las aspiraciones macedonias para entrar en la Unión Europea.

El Parlamento de Bulgaria adoptó este viernes una moción para levantar el veto al país vecino, siempre siguiendo una propuesta de la presidencia francesa de la UE, que ahora debe ser aceptada por la propia Macedonia del Norte.

El trasfondo del conflicto es el pasado común de Bulgaria y lo que hoy es Macedonia del Norte, que durante más de 70 años formaba parte de Yugoslavia (primero un reino y luego una Federación Socialista).

Durante la Segunda Guerra Mundial, fuerzas búlgaras, aliadas de la Alemania nazi, ocuparon el territorio macedonio, lo que hace que hoy en Macedonia del Norte se hable de "fuerzas fascistas ocupantes", algo que Bulgaria rechaza con vehemencia.

En 2017, los dos países vecinos, que hablan idiomas muy similares, firmaron un Acuerdo de Amistad, que según Bulgaria no es cumplido por Macedonia del Norte, un país de apenas 1,8 millones de habitantes.

Bulgaria, que tiene unos 7 millones de habitantes, forma parte de la UE desde 2008 y es el país más pobre del bloque comunitario.

Sofía insiste en la definición de "historia común" hasta 1944, y no "compartida", como es la postura de Skopje, para aclarar el origen de figuras históricas -especialmente de la época de lucha contra la ocupación otomana- que ambos países reclaman.

Bulgaria exige a Macedonia del Norte que reconozca que la nación y la lengua macedonia tienen raíces búlgaras y reclama que se elimine de los libros de texto las referencias a su país como "fuerza invasora fascista" durante la II Guerra Mundial.

Por su parte, Skopje rechaza que cuestiones de identidad nacional se utilicen para bloquear su camino hacia la Unión Europea.

Bulgaria afirma que sus fuerzas "liberaron" a sus "hermanos" del oeste, y reclama que Macedonia deje de usar el término "ocupación fascista" y que elimine esa mención en los monumentos que recuerdan el período de la II Guerra Mundial.

En Sofía consideran que los eslavos de Macedonia del Norte son en realidad búlgaros que hablan un dialecto regional del búlgaro, pero a quienes el régimen comunista de la desaparecida Yugoslavia les dio en 1944 una nueva identidad y un idioma "inventado".

Desde 2005, Macedonia del Norte es país candidato para entrar a la UE y antes del bloqueo búlgaro ya tuvo que sortear el veto de la también vecina Grecia, que se levantó en 2019 con el cambio de su nombre a "Macedonia del Norte". EFE

vp-jk/si