Biden promete luchar por el derecho al aborto

WASHINGTON (AP) — El presidente estadounidense Joe Biden dijo el viernes que luchará por preservar el acceso al aborto después que la Corte Suprema anuló el fallo del caso Roe vs. Wade y llamó a los estadounidenses a elegir a más demócratas que salvaguarden los derechos amenazados por la decisión del máximo tribunal. “Este no es el fin”, declaró.

“Que quede bien claro, la salud y la vida de mujeres en toda esta nación están ahora en peligro”, dijo desde la Casa Blanca en lo que describió como “un día triste para el tribunal y para el país”.

El mandatario añadió que “la corte ha hecho algo que nunca antes había hecho: ha quitado expresamente un derecho constitucional que es tan fundamental para tantos estadounidenses”.

Líderes republicanos y conservadores celebraron la culminación de una campaña de décadas para revertir la legalización del aborto en la nación que comenzó con el caso Roe vs. Wade en 1973.

“Millones de estadounidenses se han pasado medio siglo orando, marchando y trabajando hacia las victorias históricas de hoy para el imperio de la ley y por las vidas inocentes”, dijo el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, un arquitecto de las gestiones para inclinar la Corte Suprema a la derecha.

Aunque Biden había expresado previamente sentimientos encontrados sobre el aborto, el viernes pronunció una defensa enérgica. Apuntando que los estados controlados por los republicanos tenían ahora un sendero despejado para prohibir el aborto, incluso en casos de incesto o violación, afirmó que el fallo "simplemente me pasma”.

Como el país va a tener ahora una mescolanza de políticas —con algunos estados restringiendo el aborto y otros proveyéndolo libremente_, Biden enfatizó que la decisión de la corte no impide que nadie viaje para poner fin a un embarazo.

“Las mujeres deben seguir teniendo la libertad de viajar sin problemas a otro estado para buscar la atención que necesiten”, dijo. “Y mi gobierno defenderá ese derecho fundamental”. Biden advirtió que otros precedentes legales que garantizan el matrimonio entre personas de un mismo género y el acceso al control de natalidad pudieran estar también en peligro.

“Es un sendero extremo y peligroso por el que nos lleva la corte”, advirtió.

La anulación de Roe vs. Wade no fue inesperada —un borrador de la decisión se filtró hace casi dos meses_, pero aun así se sintió en toda la capital.

La Casa Blanca y el Departamento de Justicia dijeron que buscarían formas para mellar el impacto del fallo, y Biden dijo que su gobierno tratará de garantizar que los medicamentos para el aborto estén disponibles con facilidad.

Sin embargo, no se anunciaron medidas el viernes, y Biden admitió que sus opciones son limitadas. Funcionarios de la Casa Blanca trataron de alentar a aliados en una reunión virtual tras las declaraciones del presidente.

“Tenemos que mantenernos unidos”, dijo Emmy Ruiz, directora de estrategia política. “Sabemos que la tarea que nos espera es increíblemente desalentadora. Pero estamos preparados para responder al momento”.

Afuera de la sede de la Corte Suprema, el número de partidarios del derecho al aborto creció tras conocerse el anuncio. Una facción rival se expresaba a favor, con carteles que decían: “El futuro es antiaborto” y “descuarticen la Roe”.

Biden y otros demócratas esperan usar la indignación que causó el anuncio del máximo tribunal del país para alentar a los votantes de cara a las elecciones intermedias de noviembre. Aunque una legislación nacional que garantice el derecho al aborto parece inalcanzable, más victorias demócratas a nivel estatal pudieran limitar los intentos republicanos de prohibirlo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, dijo que el fallo “es escandaloso y desgarrador” y que cumple “el objetivo oscuro y extremo" del Partido Republicano "de arrancarles a las mujeres el derecho a tomar sus propias decisiones de salud reproductiva”.