El plan de reestructura de Grupo Aeroméxico es aprobado tras acuerdo con acreedores

El plan prevé nuevas aportaciones de capital a Aeroméxico

La aerolínea se había declarado en quiebra a raíz de la pandemia (foto: REUTERS/Luis Cortes)
La aerolínea se había declarado en quiebra a raíz de la pandemia (foto: REUTERS/Luis Cortes)

Grupo Aeroméxico obtuvo el viernes la aprobación de la corte para su plan de reestructuración después de que llegara a un acuerdo con el resto de los acreedores que se habían opuesto al esquema, despejando el camino para salir de la bancarrota con nuevos accionistas mayoritarios.

La aprobación del plan permite a Aeroméxico, una de las tres principales aerolíneas latinoamericanas que se declararon en quiebra durante la pandemia de coronavirus, completar el proceso que ha estado en curso desde junio de 2020.

“No podría estar más complacida de decirles que el plan de reorganización está confirmado”, dijo la jueza de quiebras de Estados Unidos, Shelley Chapman, poco después de que se anunciara el acuerdo.

Las acciones de Aeroméxico subieron casi un 17% el viernes, aunque esas ganancias no parecían reflejar el acuerdo con los acreedores y la aprobación final, que se produjo cuando el mercado estaba a punto de cerrar.

Varios acreedores de la aerolínea se opusieron al Plan de Reestructura alegando que Delta y Apollo serían las más beneficiadas (foto: REUTERS/Edgard Garrido)
Varios acreedores de la aerolínea se opusieron al Plan de Reestructura alegando que Delta y Apollo serían las más beneficiadas (foto: REUTERS/Edgard Garrido)

El plan prevé nuevas aportaciones de capital a Aeroméxico. Apollo Global Management, un inversor frecuente en empresas en dificultades, será el mayor accionista. Se espera que Delta Air Lines, un accionista existente, tenga una participación del 20% en la empresa una vez que el plan sea ejecutado.

Los acuerdos alcanzados el viernes han recibido el apoyo de un grupo de acreedores menores que se habían opuesto a lo que consideraban un trato excesivamente beneficioso para Delta y cuatro inversores individuales mexicanos.

Para resolver los problemas restantes con el opositor más evidente del plan, Invictus Global Management, la aerolínea acordó pagar 1.1 millones de dólares en efectivo. Aeroméxico también dijo que proporcionaría a un grupo de acreedores menores 800,000 dólares para cubrir honorarios legales.

Timothy Graulich, del despacho Davis Polk & Wardwell, quien representa a Aeroméxico, dijo durante la audiencia del viernes ante Chapman que la compañía estaba “realmente agradecida” por el resultado exitoso. “Cuando hicimos la presentación, estábamos literalmente casi sin dinero”, aseveró. (Reporte de Maria Chutchian, traducido por Adriana Barrera y Noé Torres)

Caída de los valores de Aeroméxico en la bolsa (Foto: Twitter/cromero)
Caída de los valores de Aeroméxico en la bolsa (Foto: Twitter/cromero)

Desde junio de 2020, Aeroméxico solicitó la protección del Capítulo 11 en Estados Unidos con una deuda de 2 mil millones de dólares. El Capitulo 11 de la Ley de Quiebras es un recurso que permite a una empresa seguir operando mientras hace una pausa del pago de deuda en lo que se reestructura. Al terminar este proceso, deben continuarse con el pago de acuerdo a los lineamientos acordados.

Es por eso que la aerolínea presentó el Plan Conjunto de Reestructura ante la Corte de Quiebras de Nueva York desde 2020 a raíz de las pérdidas económicas por la pandemia de COVID-19 el cual consiste en la recepción de 720 millones de dólares en nuevo capital; mientras que otros 765.2 millones serán concepto de deuda. Este plan fue bien recibido por Delta Air Lines y Apollo.

Uno de los pasos que la aerolínea debió dar con el Plan fue cambiar el valor de los títulos para que sean adquiridos a un centavo para permitir el ingreso de un nuevo accionista, lo que provocó que el 18 de diciembre el valor de sus acciones cayeran un 75.6% en la bolsa de valores.

La compra de este accionista adquirirá el 49% de la compañía tomando el lugar de múltiples accionistas pasivos, quienes verían diluidas casi completamente el valor de sus títulos en el mercado.

Lo anterior fue el motivo por el que varios de los acreedores generales se mostraron en contra del plan de reestructuración al considerar que se beneficiaría a varios de los que ya integran a la empresa. Por este motivo se formó un comité en el que exigieron un plan que incluyera alguna distribución a quienes integran ya la compañía y que ofrezca recuperaciones justas a los acreedores no garantizados.


*Con información de Reuters

SEGUIR LEYENDO: