Al menos 70 muertos en bombardeo de una prisión de Yemen controlada por los rebeldes

Al menos 70 personas murieron y más de un centenar resultaron heridas el viernes en un bombardeo contra una cárcel controlada por los rebeldes en Yemen, en un ataque atribuido a una coalición liderada por Arabia Saudita y condenado por el secretario general de la ONU.

En un comunicado el sábado de madrugada, un portavoz de la coalición negó que hubieran dirigido un bombardeo contra esta cárcel y aseguró que las informaciones al respecto "no tenían base ni fundamento".

El ataque se produjo en medio de la noche y alcanzó una cárcel en Saada, bastión de los rebeldes hutíes en el norte de Yemen. La oenegé Médicos Sin Fronteras señaló que al menos 70 personas murieron y 138 resultaron heridas.

La organización, que denunció el "horrible" ataque, indicó que la cifra se refiere únicamente a los pacientes enviados a un hospital de la ciudad, pero que hay "otros dos establecimientos (que) han recibido numerosos heridos".

Los rebeldes publicaron un vídeo en el que se mostraba el ataque a la prisión, con edificios destruidos, socorristas sacando cuerpos de los escombros y cadáveres mutilados en las inmediaciones.

En el comunicado de Riad, que acusa a los hutíes de "desinformación", la coalición asegura que la cárcel no aparecía en la "Lista de No Bombardeo" acordada con Naciones Unidas y "no había sido comunicada al Comité Internacional de Cruz Roja".

Más al sur, en la ciudad portuaria de Hodeida, otro ataque liderado de la coalición internacional liderada por Arabia Saudita impactó una instalación de comunicaciones y mató a tres niños que jugaban cerca.

"Al parecer, los niños estaban jugando en un campo de fútbol cercano cuando cayeron los misiles", según indicó Save the Children.

Ocho oenegés que trabajan en Yemen, entre ellas Save the Children, Acción contra el Hambre y Oxfam, se dijeron "horrorizados" por la "flagrante indiferencia" hacia la vida de civiles en un comunicado conjunto y denunciaron que entre los fallecidos había migrantes, mujeres y niños.

- Condena de la ONU -

En un inusualmente fuerte comunicado, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, condenó "los ataques aéreos de la coalición dirigida por Arabia Saudita contra un centro de detención en Saada" y señaló que las normas internacionales prohíben los ataques a blancos civiles.

El tono fuerte e inhabitual del titular de la ONU hacia Arabia Saudita y Emiratos Arabes Unidos, contrasta con su declaración del martes cuando se había limitado a "deplorar" los precedentes ataques aéreos mortíferos de esta coalición.

Guterres recordó "a todas las partes que los ataques contra civiles e infraestructura civil están prohibidos por el derecho internacional humanitario".

Estados Unidos llamó "a las partes a desescalar el conflicto" y "participar plenamente en un proceso de paz inclusivo liderado por la ONU", dijo el secretario de Estado Antony Blinken en un comunicado.

Arabia Saudita lidera desde 2015 la coalición militar de países musulmanes, entre los que se encuentra Emiratos Árabes Unidos, que apoya a las fuerzas gubernamentales yemeníes contra los rebeldes hutíes, respaldados por Irán.

En Hodeida, por donde pasa la mayor parte de la ayuda humanitaria para este país, la coalición aseguró haber atacado un "lugar de piratería y crimen organizado".

La organización NetBlocks, especializada en la vigilancia de internet en el mundo, informó de un "colapso de las conexiones a internet en el país" tras el bombardeo. Los corresponsales de la AFP en Hodeida y Saná confirmaron el apagón.

La alianza dirigida por Arabia Saudita comunicó también el viernes por la noche la intercepción y detrucción de un misil lanzado de Saada hacia la región de Khamis Mushait (sur), que alberga una gran base aérea.

- ¿"Errores"? -

Durante el conflicto en Yemen, la coalición militar ha sido acusada de múltiples "errores" en sus ataques con el resultado de muertos civiles. Y aunque reconoció "errores", acusa a los rebeldes hutíes de utilizar a los civiles como escudos humanos.

Estos bombardeos se producen después de que los rebeldes reivindicaran el lunes un ataque con drones y misiles contra instalaciones petroleras y aeroportuarias de Abu Dabi, la capital de Emiratos, en el que murieron tres personas. Los Emiratos advirtieron que tomarían represalias.

La embajadora de los Emiratos ante la ONU, Lana Zaki Nusseibeh, afirmó que la coalición militar tenía "una respuesta proporcionada en todas sus operaciones militares".

Reunidos en Nueva York, los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU condenaron el viernes "en los términos más enérgicos los atroces atentados terroristas perpetrados en Abu Dabi" en una declaración aprobada por unanimidad en una sesión especial a puerta cerrada convocada por Emiratos.

str/sy/th/vl/tp/pc/jvb/js/eg//dbh/gm