Sam Sunderland, la reconquista de un pionero

Sam Sunderland (KTM), campeón este viernes en la categoría de motos en el Dakar-2022, ya sabía lo que era triunfar en esta emblemática prueba, ya que se impuso en la edición de 2017 en Sudamérica, convirtiéndose entonces en el primer británico en ganar el prestigioso rally.

Estuvo a punto de repetir en 2019, pero terminó tercero, por detrás de sus compañeros de equipo Toby Price y Matthias Walkner. En 2021 fue también tercero, detrás de Kevin Benavides y Ricky Brabec.

Este enero, el piloto de motos de 32 años iniciaba una nueva aventura, después de seis ediciones disputadas en el seno del equipo Red Bull KTM. Se unía al equipo oficial Team GasGas y al australiano Daniel Sanders, que comenzó muy fuerte este Dakar-2022, con tres victorias en las seis primeras etapas.

La nueva apuesta de Sunderland ha sido exitosa, aunque ha tenido que esperar a la segunda semana de este Dakar para demostrarlo.

En los Sunderland, la moto es una historia de familia, desde que Sam comenzó a pilotar con siete años, tras haber recibido una pequeña moto como regalo de Navidad.

Fue el primer paso de su carrera, que le llevó después a competiciones de motocross en el Reino Unido y fuera de su país.

- Acostumbrado al desierto -

A los 16 años, un grave accidente durante un entrenamiento le tuvo apartado de las motos durante un año, lo que podría haber puesto punto final a su emergente carrera profesional. Fue durante una visita a sus tíos en Dubái cuando Sam quedó enamorado del pilotaje en el desierto, 'surfeando' dunas.

Tenía 19 años y se instaló entonces en los Emiratos Árabes Unidos, trabajando en una tienda de KTM. Irrumpió en la escena de los rallies de aventura en la Abu Dhabi Desert Challenge de 2011, ganando dos etapas como 'amateur'. Debutó en el Dakar en 2012.

Pasó a ser profesional con Honda y luego Sunderland se unió a KTM en 2014. Su primer título en el Dakar fue en 2017, en Argentina.

En el plano personal, fue padre por primera vez en 2020 y describe su paternidad como "una etapa maratón todos los días de la semana".

La llegada de su hija no frenó su instinto de aventura y competición, aunque 2021 no le fue muy propicio: sufrió un accidente importante en el Rally de Kazajistán y tuvo que abandonar en el de Marruecos por enfermedad.

Pero no se rindió, consiguió remotivarse para preparar bien el Dakar y este viernes se proclamó campeón de motos en esa prueba por segunda vez. Esta vez en Yedá, muy lejos de Buenos Aires, donde se coronó por primera vez hace cinco años.

Es además cuñado del piloto francés Adrien Van Beveren, quien era líder de la general de motos al término de la décima etapa.

dlo/dr/iga