Golpean a activistas en mitin de ultraderechista en Francia

VILLEPINTE, Francia (AP) — Manifestantes opuestos al racismo fueron golpeados el domingo mientras el ex comentarista televisivo Eric Zemmour, de extrema derecha, celebraba su primer mitin de su campaña presidencial cerca de París, días después de que lanzó formalmente su candidatura en un video que destacaba su posición contraria a la inmigración y el islam.

Mientras sus simpatizantes aplaudían y ondeaban banderas francesas en un suburbio al norte de la capital, miles de personas más salieron a las calles parisinas para denunciar su plataforma xenofóbica.

Francia llevará a cabo sus comicios presidenciales el 10 de abril, y de ser necesario se realizará una segunda vuelta el 24 del mismo mes. Zemmour ha sido comparado en Francia con el expresidente estadounidense Donald Trump debido a su populismo y ambiciones de pasar de la pantalla chica al liderazgo de la nación. El hombre de 63 años, que ha sido declarado culpable varias veces de discurso de odio, dio a conocer el lema de su campaña: “Lo imposible no es francés”, una frase atribuida a Napoleón.

“Si gano esas elecciones, no será un cambio político más, sino el inicio de la reconquista del país más hermoso del mundo”, señaló Zemmour.

Sus simpatizantes en el mitin entonaron La Marsellesa, corearon “¡Zemmour, presidente!” y “¡Ganaremos!”, y ondearon la bandera francesa. Reporteros de The Associated Press vieron a algunos activistas —vestidos de negro y con la frase “No al racismo” plasmada en sus suéteres— siendo golpeados por personas en el mitin y retirados del inmueble de forma brutal. Los altercados continuaron afuera de la sala entre activistas contra el racismo y guardias de seguridad.

“No soy racista”, declaró Zemmour. “Estamos defendiendo nuestro país, nuestra patria, nuestro patrimonio ancestral para... transmitirles a nuestros hijos la Francia como la hemos conocido”.

Reporteros de un programa de televisión francés fueron abucheados e insultados por los partidarios de Zemmour previo a su discurso, ante lo cual guardias de seguridad los retiraron brevemente del sitio. Poco después regresaron, pero Zemmour criticó duramente a los medios de comunicación.

“Están fabricando polémicas sobre libros que escribí hace 15 años, fisgonean en mi vida privada, me ponen todo tipo de apodos... Mis adversarios quieren mi muerte política, los periodistas quieren mi muerte social y los yihadistas quieren mi muerte”, señaló.