Ómicron, la variante que atemoriza a América y que ya llegó a Canadá

Personal sanitario realiza pruebas de diagnóstico para detectar el coronavirus. EFE/Marta Pérez/Archivo
Personal sanitario realiza pruebas de diagnóstico para detectar el coronavirus. EFE/Marta Pérez/Archivo

Redacción América, 29 nov (EFE).- El continente americano sigue reaccionando este lunes con alarma ante la llegada de la temida variante ómicron de la covid-19 a su territorio, con varios países cerrándole el acceso a viajeros procedentes de África, origen de la variación vírica.
Hasta la fecha la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reportado 96.522.123 infecciones y 2.344.023 fallecimientos a causa de la acción del coronavirus, y la aparición de ómicron se da en medio del avance de las campañas de vacunación con las que se busca la inmunidad de rebaño.
La alerta que ha despertado ómicron, que ya hizo su arribo a América a través de Canadá, se da también en el contexto de un aumento casi general a nivel continental de los casos positivos del virus, a raíz de las aperturas en los diferentes ámbitos.
PRIMEROS CASOS EN CANADÁ
En una especie de reminiscencia de cuando se reportó la llegada de la variante original del coronavirus a comienzos de 2020, el mundo noticioso americano registró este lunes la llegada de la variante ómicron tras la detección de dos casos en Ottawa.
Los positivos fueron registrados tras llevársele a cabo pruebas a dos personas procedentes de Nigeria y se sospecha que otros dos residentes en la localidad de Hamilton, unos 60 kilómetros al suroeste de Toronto, estén también infectadas con el subproducto vírico.
El pasado viernes Canadá había prohibido la entrada de procedentes de Sudáfrica, Mozambique, Namibia, Zimbabue, Botsuana, Lesoto y Esuatini, pero Nigeria está situado en el centro-occidente, en la costa del Golfo de Guinea.
RESTRICCIONES Y MEDIDAS DE CONTENCIÓN
Países como Chile, Cuba, Perú, Argentina y Brasil han impuesto restricciones a viajeros procedentes de la región meridional africana.
El Gobierno de Chile anunció este lunes que a partir del 1 de diciembre regirá una prohibición de ingreso para extranjeros no residentes que hayan estado en el sur de África en los 14 días anteriores al viaje.
Los foráneos residentes en el país suramericano podrán ingresar en caso de haber completado su pauta de vacunación a través de los cuatro aeropuertos que se habilitaron en octubre, ubicados en Santiago, Iquique y Antofagasta en el norte y Punta Arenas, en el sur.
Cuba, por su parte, aplicará por ahora una cuarentena obligatoria de siete días a quienes lleguen de esa zona africana, que, además, tendrán que presentar a su llegada un esquema de vacunación completo y el resultado negativo de un PCR-RT realizado máximo 72 horas previo al viaje.
Sumado a esto, el Gobierno cubano aplicará una prueba adicional PCR-RT de confirmación.
Una medida similar también fue la impuesta por Argentina, donde los extranjeros no residentes deberán adicionar un seguro de salud covid-19, con cobertura de servicios de hospitalización, aislamiento y traslados sanitarios.
La noticia del surgimiento de la ómicron en Sudáfrica hizo reforzar a Perú su decisión de mantener la suspensión hasta el 31 de diciembre de vuelos directos desde el país más desarrollado de África, que viene operando desde marzo pasado.
La aparición de otra variante del coronavirus, la delta, fue la que obligó a las autoridades peruanas a cortar las rutas aéreas con el país presidido por Cyril Ramaphosa, quien pidió el pasado domingo en una alocución que todos los países que impusieron restricciones de viaje deben "revertir urgentemente sus decisiones" porque no tienen "justificación científica".
Ya en Brasil, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) había informado durante el fin de semana que un brasileño en Sao Paulo, proveniente de Sudáfrica, dio positivo para la covid-19, pero aún no se identificó en él de la variante ómicron.
Las autoridades brasileñas ya habían restringido el acceso a los nacionales de diez países africanos, entre ellos los antes citados.
"PREOCUPACIÓN PERO NO PÁNICO": BIDEN
El mismo día que se confirmó la llegada de ómicron a las Américas, el presidente de EE.UU., Joe Biden, aseguró que esta partícula del linaje del coronavirus es "motivo de preocupación, pero no de pánico", y descartó, según asesoría de expertos, la aplicación de "medidas adicionales" en el país.
Biden remarcó que el país se encuentra en "mejor situación" que las Navidades del pasado año, y urgió a los ciudadanos a buscar la dosis de refuerzo de las vacunas disponibles.
Mientras el mandatario daba estas declaraciones, su Administración se sumaba a la ola de restricciones de viajes desde el sur de África, medidas que el jefe de la Casa Blanca defendió como acciones para "ganar tiempo" y aumentar la vacunación.
A su vez, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) urgieron a todos los adultos a ponerse una dosis de refuerzo de la vacuna contra la covid-19 ante la variante ómicron.