Túnez.- Ennahda acusa a Saied de llevar a Túnez al "caos" para justificar un golpe y alerta del "riesgo de guerra civil"

26-11-2021 Maher Madhiub, jefe del departamento de Información y Comunicación del suspendido Parlamento de Túnez
POLITICA AFRICA TÚNEZ INTERNACIONAL
26-11-2021 Maher Madhiub, jefe del departamento de Información y Comunicación del suspendido Parlamento de Túnez POLITICA AFRICA TÚNEZ INTERNACIONAL


Afirma que el discurso del presidente "fomenta el enfrentamiento" y vuelve a pedir un diálogo nacional

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El partido islamista Ennahda ha acusado al presidente del país, Kais Saied, de jugar un papel a la hora de llevar al país a un "caos" para justificar su "golpe de Estado" y ha advertido de que existe un "riesgo de guerra civil" si no da marcha atrás e inicia un diálogo para el retorno al marco constitucional.

Saied anunció el 25 de julio una batería de medidas, incluida la suspensión de los trabajos del Parlamento y el cese del entonces primer ministro, Hichem Mechichi, y su Gobierno con lo que se arrogó todas las competencias y empezó a gobernar a base de decretos en medio de una situación de excepcionalidad.

Ennahda, que entonces contaba con la mayor representación parlamentaria y encabezaba el Ejecutivo, ha denunciado desde entonces un golpe de Estado, algo en lo que ha insistido en una entrevista concedida a Europa Press Maher Madhiub, quien estaba al frente del departamento de Información y Comunicación del órgano legislativo suspendido por Saied.

"Antes del golpe, Túnez no era un paraíso, pero se vivía bien y no había enemistad entre los diferentes grupos", ha dicho, antes de afirmar que Saied "está intentando dividir el país entre buenos y malos, fieles y traidores". "Ese discurso está fomentando el enfrentamiento y eso es algo nuevo, que no hemos vivido antes y que puede fomentar la guerra civil", ha recalcado, si bien ha negado pronunciarse sobre si lo está haciendo "conscientemente o de forma programada".

Madhiub ha incidido en que "este discurso no va en interés de nadie" y ha agregado que el mandatario "está dividiendo y está poniendo a la gente unos contra otros". "Este clima no es bueno para la convivencia", ha señalado, antes de hacer hincapié en el papel que ha tenido el propio Saied en la crisis de Gobierno previa a sus medidas excepcionales.

Así, ha recalcado que "hubo un golpe de Estado" y ha argumentado que "el presidente participó mucho en hacer llegar al país a ese punto", incluidos esfuerzos para "presentar al Gobierno como uno fracasado". "Eran obstáculos que ponía el presidente los que dieron esa imagen", ha explicado, antes de afirmar que "durante dos años todas las ayudas, todas las vacunas y todas las medicinas que podían ayudar a luchar contra la pandemia fueron puestas en almacenes del Ejército".

"No dejaba a la sanidad pública aprovecharse de nada de lo que llegaba de países amigos, ni una jeringuilla", ha lamentado Madhiub, quien ha reseñado que este "caos" fue especialmente visible "en el tema sanitario, dado que hubo muertos" a causa de la pandemia de coronavirus.

En esta línea, ha recordado que durante los dos años de la Presidencia de Saied el mandatario "hizo muchas críticas a la élite política y a los partidos" y "puso obstáculos al Gobierno para nombrar ministros" o se negó a promulgar "leyes aprobadas por el Parlamento". "Hizo mucha crítica al modelo del sistema político, pero Ennahda y el resto de grupos parlamentarios optaron por la estabilidad", ha indicado, antes de reconocer que "nadie esperaba que después de diez años de democracia pudiera suceder algo así".

"No pensábamos que un profesor de Derecho Constitucional podría dar un golpe contra la Constitución", ha puntualizado, en referencia al presidente. "No se pensaba que (...), después de jurar su cargo sobre la Constitución, fuera a cambiarla para modificar el sistema político de uno parlamentario a uno presidencial", ha añadido.

De esta forma, Madhiub, quien viajó a Madrid como jefe de la delegación tunecina durante la Asamblea de la Unión Parlamentaria Internacional, ha resaltado que "es la primera vez que se paraliza el trabajo del Parlamento" desde la independencia del país de Francia en 1956, incluidos los periodos en los que hubo dictadura.

APUESTA POR LA VÍA PACÍFICA

Madhiub ha apuntado a la existencia de "falta de claridad" y "miedo" en el contexto político y social tunecino desde el 25 de julio y ha agregado que desde la fuga del país del expresidente Zine el Abidine ben Alí en enero de 2011, en el marco de la 'Primavera Árabe', "el país no había vuelto a vivir lo que está pasando ahora".

"Es verdad que durante esos diez años de democracia el país no ha sabido salir de la crisis económica, no ha podido hacer números de desarrollo económico, pero Túnez era el único país árabe donde había libertad de expresión y elecciones libres", ha recordado.

Así, ha recalcado que Ennahda "siempre ha sido fiel a sus principios de lucha por medios pacíficos para preservar y volver a lograr la democracia" y ha indicado que, si bien la decisión de Saied pudo provocar "enfrentamientos violentos", el partido "siempre llama a la gente a luchar por medios pacíficos y respetando la ley".

Mahdiub ha puesto el ejemplo de España y ha dicho que "con la perseverancia de la lucha se ha llegado a finalizar la dictadura y estabilizar la democracia", antes de mostrar su confianza en que "con la continuación de la lucha (Saied) no va a seguir mucho tiempo en el poder".

Por contra, ha manifestado que el presidente "vive en su mundo" y que ha rechazado mantener contactos políticos con los partidos para intentar encontrar una solución a la crisis. "Ni escucha, ni contesta, ni nada, sólo escucha el eco de sus palabras", ha lamentado.

En este sentido, ha recalcado que el presidente del Parlamento y líder de Ennahda, Rached Ghanuchi, "intenta llamarle cada semana" y que "cada semana hace un intento de llamarle para juntarse y buscar una solución a la situación", sin obtener respuestas.

Asimismo, ha manifestado que, si bien el mandatario inicialmente contó con apoyos entre la población tras su decisión, estos se están diluyendo. "A una parte de la población le gustó lo que hizo, pero cada vez está más aislado y no tiene apoyos", ha dicho.

RECHAZO AL ACTUAL GOBIERNO

En otro orden de cosas, ha reiterado que el Gobierno encabezado por Najla Buden Romdhane, que vio la luz a principios de octubre, es "ilegítimo" al no haber sido sometido a una moción de confianza en el Parlamento.

"Respetamos (a Romdhane) por su posición como intelectual y persona con responsabilidades, pero la forma de elegirla no nos gustó y la consideramos ilegítima", ha manifestado, antes de incidir en que "no ha habido intentos de dialogar ni de negociar" con este Ejecutivo.

"Pensamos que no podemos actuar contra la Constitución, que no considera este Gobierno como legítimo", ha reseñado, antes de insistir en la necesidad de que Saied encabece un proceso de diálogo nacional que incluya a "representantes de los partidos y de la sociedad civil".

Así, ha argüido que "a pesar de que pasaron cuatro meses, no es tarde" para una iniciativa de este tipo y "un diálogo que ayude a salir a Túnez de la situación crítica en la que está". "Cualquier retraso en este diálogo va a afectar mucho a la situación económica, social y política", ha advertido.

"No podemos hablar de un ultimátum al presidente, pero repetimos que cada minuto de retraso cuesta mucho al país, que está pasando una crisis económica y financiera sin precedentes", ha señalado, al tiempo que ha recalcado que "con libertad y diálogo puede haber una solución".

"Libertad, Constitución y diálogo son los puntos para la salida de esta profunda crisis", ha reseñado Madhiub, quien ha adelantado que "el movimiento de rechazo se está acelerando entre la sociedad civil" y que próximamente habrá manifestaciones "en todas las regiones de Túnez".

Por último, ha subrayado que "ese movimiento va a seguir y va a crecer hasta que vuelva la democracia" y que "ahora el 99 por ciento del pueblo está contra el presidente". "Creemos que desde Túnez va a empezar la segunda revolución de la 'Primavera Árabe' después del golpe, como ha pasado en Sudán y otros países con las manifestaciones para pedir el respeto de la ley y la Constitución", ha zanjado.