Independentistas escoceses insisten en un referendo pese a la caída en sondeos

Nicola Sturgeon. EFE/EPA/ROBERT PERRY/Archivo
Nicola Sturgeon. EFE/EPA/ROBERT PERRY/Archivo

Edimburgo (R.Unido) 26 nov (EFE).- El Partido Nacional Escocés (SNP), gobernante en Escocia, inicia este viernes su 87 congreso anual con el objetivo de insuflar optimismo a las bases con la idea de celebrar un referéndum de independencia en 2023, pese a que esta opción ha perdido apoyo en los últimos sondeos entre el electorado, así como, ligeramente, la líder de la formación, Nicola Sturgeon.
La última encuesta publicada muestra una caída de popularidad de Sturgeon -presionada por asuntos económicos y sociales internos-, que baja 40 puntos respecto a 2020, aunque se mantiene en positivo con +12 y sigue sin rival entre los líderes políticos escoceses y dentro de su partido.
El vicepresidente del SNP, Keith Brown, ha llamado a aspirar por un futuro “basado en el optimismo y la ambición”, en declaraciones adelantadas antes de su intervención ante los delegados, a los que pedirá ignorar "la negatividad y falta de visión" de los partidos "unionistas" de Escocia -como conservadores y laboristas-, partidarios de la permanencia en el Reino Unido.
Como ya hizo en otro congreso en septiembre, el SNP se reunirá desde hoy hasta el próximo lunes, cuando interviene Sturgeon, de forma telemática, debido a la pandemia.
Según su agenda, los nacionalistas, que se quedaron a un escaño de la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas de 2021 y gobiernan en alianza con los Verdes, abordarán su proyecto de "autodeterminación", "la descentralización del poder" desde Londres, "la transición justa hacia una economía verde" y "la lucha contra la violencia de género y la seguridad de la mujer en la sociedad".
La conferencia confirmará el compromiso del SNP de que Escocia “volvería a unirse a la Unión Europea” si se lograra la independencia, por lo que la formación quiere conservar "los vínculos estrechos con el Parlamento Europeo”, dicta su agenda.
Los delegados debatirán el proyecto independentista, que incluye la creación de una nueva divisa “tan pronto como sea posible” y un Banco Central de Escocia.
El pasado septiembre, Sturgeon anunció su intención de convocar antes del fin de 2023 un segundo plebiscito de independencia, tras el que perdieron en 2014, para lo que debe pedir autorización al Gobierno británico, liderado por el conservador Boris Johnson -que ya se ha mostrado en contra-.
RETROCESO EN LAS ENCUESTAS
Según la última encuesta publicada el jueves por la firma YouGov, la mayoría del electorado no apoyaría el calendario propuesto de celebrar otra consulta en 2023, siempre que la pandemia lo permita.
El 60 % de los escoceses está en contra de que hubiera un referéndum en esa fecha; 27 % son favorables y un 13 % están indecisos.
No obstante, el resultado cambia si se plantea organizar un reférendum "en los próximos cinco años", antes de las próximas elecciones: un 46 % estaría de acuerdo, un 41 % en contra y un 13 % de indecisos.
Si el plebiscito se celebrara hoy, un 53 % votaría 'No' y un 47 % 'Sí', frente a un 55,3 y un 44,7 %, respectivamente, en 2014, señala la encuesta. El promedio en el último trimestre sitúa al Sí en un 48,3 % y al No en un 51,7 %.
El mismo sondeo señala que la independencia no está entre las prioridades de la región, que son Sanidad (57 %), Economía (39 %) y Educación (35 %).
Sturgeon, que ha confirmado su voluntad de seguir en primera línea política tras siete años en el poder, cerrará el congreso con un discurso sobre el futuro de Escocia.