Evergrande prepara fondos para pago de intereses con el fin de evitar el impago - fuente

FOTO DE ARCHIVO: El letrero del edificio China Evergrande Centre en Hong Kong, China, 23 de septiembre de 2021. REUTERS/Tyrone Siu/File Photo
FOTO DE ARCHIVO: El letrero del edificio China Evergrande Centre en Hong Kong, China, 23 de septiembre de 2021. REUTERS/Tyrone Siu/File Photo

(reformula segundo epígrafe)

Por Clare Jim y Andrew Galbraith

HONG KONG/SHANGHÁI, 22 oct (Reuters) -China Evergrande Group ha suministrado fondos para pagar los intereses de un bono en dólares estadounidenses, dijo el viernes a Reuters una fuente con conocimiento directo del asunto, días antes de que se cumpla el plazo que habría llevado a la promotor a un impago formal.

La persona dijo que Evergrande remitió 83,5 millones de dólares a una cuenta fiduciaria en el Citibank el jueves —como informó anteriormente el viernes el diario estatal Securities Times—, lo que le permitió pagar a todos los tenedores de bonos antes de que terminara el período de gracia del 23 de octubre.

La noticia del fondo probablemente aliviará a los inversores y a los reguladores preocupados por las repercusiones de un impago en los mercados financieros mundiales, y se sumará a las garantías de las autoridades chinas, que han dicho que los intereses de los acreedores estarán protegidos.

Aun así, la promotora tendrá que hacer frente a los pagos de una serie de otros bonos.

"Parece que están evitando el impago a corto plazo y es un poco de alivio que hayan conseguido encontrar liquidez", dijo un abogado especializado en la reestructuración de la deuda con sede en Hong Kong que representa a algunos tenedores de bonos.

"Pero aun así, Evergrande necesita reestructurar su deuda. Este pago podría ser una forma de conseguir algún tipo de aceptación por parte de las partes interesadas antes del duro trabajo necesario para la reestructuración."

Evergrande no respondió a la solicitud de comentarios de Reuters. Citibank declinó hacer comentarios. La fuente familiarizada con el asunto no estaba autorizada a hablar con los medios de comunicación, por lo que declinó ser identificada.

La noticia llega un día después de que el proveedor de información financiera REDD dijera el jueves que Evergrande había conseguido más tiempo para pagar un bono impagado que garantizó, emitido por Jumbo Fortune Enterprises.

"Es una sorpresa positiva", dijo James Wong, gestor de carteras de GaoTeng Global Asset Management, que esperaba un impago.

La noticia aumentaría la confianza de los tenedores de bonos, dijo, ya que "hay muchos pagos de cupones por delante. Si Evergrande paga esta vez, no veo por qué no va a pagar la próxima".

Evergrande no pagó en su momento cupones por un total de casi 280 millones de dólares en sus bonos en dólares el 23 de septiembre, el 29 de septiembre y el 11 de octubre, iniciando períodos de gracia de 30 días para cada uno.

Los siguientes impagos darían lugar a un incumplimiento formal y desencadenarían disposiciones de incumplimiento cruzado para sus otros bonos en dólares.

El próximo plazo de pago de Evergrande es el 29 de octubre, cuando expire el periodo de gracia de 30 días de su cupón del 29 de septiembre.

ALIVIO TEMPORAL

Los precios de los bonos en dólares de Evergrande subieron el viernes, con sus bonos de abril de 2022 y 2023 saltando más de un 10%, según datos de Duration Finance, aunque todavía se negocian a niveles muy deteriorados de alrededor de un cuarto de su valor nominal.

Sus acciones subieron hasta un 7,8%, un día después de que se reanudaran las operaciones tras un parón de más de dos semanas a la espera de que se anunciara la venta de una participación en su unidad de gestión inmobiliaria, que se descartó esta semana.

Los problemas de Evergrande han repercutido en todo el sector inmobiliario chino, de 5 billones de dólares, que representa una cuarta parte de la economía según algunas mediciones, con una serie de anuncios de impago, rebajas de calificación y caída de los bonos corporativos.

En este sentido, Fitch Ratings rebajó el jueves la calificación de emisor a largo plazo en moneda extranjera de Sinic Holdings (Group) Co Ltd desde "C" a "incumplimiento restringido", ya que la promotora no pudo pagar sus bonos de 250 millones de dólares que vencían el 18 de octubre.

Aun así, las noticias sobre Evergrande ayudaron al índice inmobiliario continental Hang Seng a subir más de un 4%, frente a una ganancia del 0,25% en el índice Hang Seng más amplio.

En los mercados continentales, el índice CSI300 Real Estate se disparó hasta un 6,5%, y un índice que sigue al sector inmobiliario en general apuntaba a su mayor ganancia en casi dos meses.

SIN FRENOS

Los problemas de Evergrande se han ido acumulando durante meses. La escasez de recursos frente a los más de 300.000 millones de dólares de su pasivo había borrado el 80% de su valor en bolsa.

Fundada en Guangzhou en 1996, la promotora personificó una era de préstamos y construcción sin límites. Sin embargo, ese modelo de negocio se ha visto frustrado por los cientos de nuevas normas diseñadas para contener el frenesí de endeudamiento de las promotoras y promover la vivienda asequible.

Los analistas afirman que cualquier perspectiva de desaparición suscitaría dudas sobre lo que ocurriría con los más de 1.300 proyectos inmobiliarios que Evergrande tiene en marcha en más de 280 ciudades, y sobre el impacto que tendría en el sector inmobiliario en general.

La exposición de los bancos a las promotoras también es amplia. Un documento filtrado de 2020, tachado de falso por Evergrande pero tomado en serio por los analistas, mostraba que los pasivos de la empresa se extendían a más de 128 bancos y más de 121 instituciones no bancarias.

"Dado que tenemos poca claridad sobre cómo va la financiación bancaria de los proyectos inmobiliarios paralizados, pero sabemos que las preventas de proyectos han bajado mucho, es poco probable que la actividad en China suministre efectivo a Evergrande a corto plazo", dijo el analista Travis Lundy de Quiddity Advisors en Hong Kong.

(Informes de Clare Jim y Scott Murdoch en Hong Kong, Samuel Shen y Andrew Galbraith en Shanghai, Anshuman Daga en Singapur y Marc Jones en Londres; redacción de Sam Holmes; edición de Christopher Cushing, traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk)