Glasgow Rangers recurrirá a UEFA tras silbidos contra Kamara en Praga

El Glasgow Rangers anunció este viernes que iba a recurrir a la UEFA después de los silbidos de los hinchas del Sparta de Praga a su centrocampista Glen Kamara el jueves en un partido de Europa League, un jugador que hace unos meses ya recibió insultos racistas.

El ministro de Asuntos Exteriores checo, Jakub Kulhanek, anunció en Twitter que iba a "convocar" al embajador británico el lunes "para hablar de este caso".

Abucheado durante todo el duelo, Kamara, nacido en Finlandia de padres sierraleoneses, recibió en marzo en la capital checa insultos racistas por parte del defensa del Slavia Ondrej Kudela en un partido de Europa League, lo que le valió al internacional checo una suspensión de 10 partidos.

En agosto, el jugador del AS Mónaco Aurélien Tchouaméni sufrió gritos racistas en la victoria de los monegascos en Praga contra el Sparta, en un partido de clasificación para la Liga de Campeones.

Sancionado por la UEFA, el Sparta de Praga debía jugar el partido contra el Rangers a puerta cerrada. Pero el órgano rector de fútbol europeo autorizó finalmente la presencia de unos 10.000 espectadores, la mayoría de ellos niños.

Justo después del encuentro, el entrenador del Rangers, Steven Gerrard, aseguró que no se dio cuenta de la hostilidad del público hacia su centrocampista de 25 años, expulsado el jueves después de ver dos tarjetas amarillas.

"Fui consciente (del incidente) después de volver a ver el partido con el sonido de las gradas y estoy bastante sorprendido de no haberme dado cuenta en el momento", aseguró el excapitán del Liverpool, desvelando que había hablado con Glen Kamara, quien estaba "bien".

"Hay cientos de miles de personas, quizá incluso más, que están decepcionadas y frustradas porque este problema ocurre demasiado a menudo y desafortunadamente las sanciones no son suficientes".

El abogado de Kamara, Aamer Anwar, acusó en un comunicado a Praga de tener "un serio problema con el racismo". "Como de costumbre, la UEFA es invisible", añadió.

Estas acusaciones de racismo enfadaron al Sparta y a las autoridades checas.

En un comunicado, el equipo calificó las declaraciones de Anwar de "desesperantes". "Paren de atacar a nuestros niños", dijo también el club. "Es totalmente increíble que después de un partido, niños inocentes sean objeto de ataques y acusados de manera infundada de ser racistas".

"Pedimos a los dirigentes del Rangers que hagan su trabajo para poner fin a esta atmósfera xenófoba contra nuestros niños, nuestro hermoso país y sus habitantes", cerró el Sparta.

"¡Ya basta! Propagar deliberadamente ataques asquerosos contra los niños checos en los medios y en internet no debería ser posible en el mundo de fútbol", lanzó el jefe de la diplomacia checa. "No estropeen las buenas relaciones entre nuestros dos países".

kca/jc/gf/gh/pm