EEUU recupera el trono de la Copa Ryder con abrumador triunfo ante Europa

El equipo de golf de Estados Unidos culminó el domingo su rotunda victoria ante Europa por 19-9 en la edición 43 de la Copa Ryder, acabando con el dominio que su rival mantuvo durante prácticamente toda la última década.

El combinado norteamericano, que contaba con 9 de los 11 primeros clasificados del ranking mundial, fue el primero en alcanzar 19 puntos en este emblemático evento, superando el anterior récord de 18,5 conseguido en dos ocasiones por cada uno de los equipos.

"Este es el mejor equipo de todos los tiempos", festejó el capitán estadounidense, Steve Stricker, afirmando que su joven escuadra representa "una nueva era para el golf de Estados Unidos".

"Vienen con mucha pasión, mucha energía, mucho juego. Son simplemente muy buenos", dijo Stricker con lágrimas en los ojos.

Europa, que este domingo vio las primeras derrotas de los españoles Jon Rahm y Sergio García, necesitaba el domingo de una remontada sin precedentes en Whistling Straits (Wisconsin) para revalidar su triunfo de 2018 en París.

Patrick Cantlay, Scottie Scheffler y Bryson Dechambeau sumaron las primeras victorias para Estados Unidos de los 12 enfrentamientos individuales del domingo pero fue Collin Morikawa quien, al garantizarse al menos el empate ante el noruego Viktor Hovland, sellaba el triunfo anticipado de los locales al alcanzar la marca necesaria de 14,5 puntos.

Ante el jubilo de sus aficionados, Estados Unidos acabó así con la racha europea de cuatro victorias en las cinco últimas ediciones.

"¡Una actuación dominante de Estados Unidos!¡No puedo esperar a ver y celebrar con todos ustedes! Felicidades a todos los jugadores, vicecapitanes y por supuesto al capitán Steve Stricker", escribió en Twitter Tiger Woods, emblema durante largo tiempo del equipo estadounidense y ausente del evento por las graves lesiones sufridas a inicios de año en un accidente automovilístico.

Los norteamericanos lideran el palmarés con 27 triunfos por 14 derrotas y dos empates aunque el equipo europeo tiene desde 1979, cuando empezó a jugar con golfistas de países distintos a Reino Unido e Irlanda, un balance favorable de 11-9-1.

- Remontada imposible -

Tras su decepcionante actuación en las competencias por parejas de viernes y sábado, el combinado europeo necesitaba el domingo imponerse en nueve de los 12 choques individuales para lograr la milagrosa remontada.

Las mayores gestas en este evento han sido de Estados Unidos en Brookline (Massachusetts) en 1999 y Europa en 2012 a domicilio en Medinah (Illinois), ambos levantando desventajas de 10-6.

El domingo, el norirlandés Rory McIlroy, ex número uno del ranking mundial, le dio el primer punto de la jornada al combinado europeo, imponiéndose por 3&2 a Xander Schauffele, flamante campeón olímpico en Tokio-2020.

McIlroy logró maquillar su decepcionante Copa Ryder, en la que había perdido sus tres partidos anteriores.

"Ha sido una semana dura. Y cuanto más y más juego en este evento, más me doy cuenta de que es el mejor evento del golf", dijo también con lágrimas McIlroy al concluir su juego.

El triunfo del norirlandés, sin embargo, apenas levantó las expectativas de remontada ya que tras él sus compañeros europeos venían cayendo en sus cruces.

Jon Rahm, el mejor jugador europeo hasta el momento, perdió su primer partido de esta Copa Ryder ante Scottie Scheffler por 4&3.

El español, número uno mundial, se vio en problemas desde el inicio ante el debutante estadounidense perdiendo los cuatro primeros hoyos.

Rahm se rehízo quedándose con el quinto pero ambos golfistas se quedaron con dos hoyos cada uno y Scheffler celebró con tres hoyos de antelación.

Rahm había aportado 3,5 de los cinco puntos de Europa en las dos primeras jornadas, formando una temible pareja con su compatriota Sergio García.

"Poder ganar esos partidos de la forma en que lo hicimos, es sin duda lo más divertido que he hecho en un campo de golf con diferencia", recordó Rahm. "Espero poder seguir jugando lo suficientemente bien como para estar en este equipo de nuevo".

- Primera derrota de García -

Patrick Cantlay, el número cuatro mundial, dio otro punto a Estados Unidos superando por 4&2 al irlandés Shane Lowry.

Sergio García, por su parte, también cayó con dos hoyos de anticipación y un marcador final de 3&2 ante Bryson DeChambeau, número siete mundial.

El español, actual número 43 del ranking y ganador del Masters de Augusta en 2017, llegó a Whistling Straits como el golfista con más puntos de la historia del torneo y, gracias a sus tres triunfos con Rahm en esta edición, se marcha como líder de la clasificación de victorias, con 25.

Collin Morikawa, ganador del último Abierto Británico, garantizó el triunfo estadounidense empatando su choque ante Viktor Hovland.

Con el título decidido, Dustin Johnson, Brooks Koepka, Justin Thomas y Daniel Berger sumaron puntos para Estados Unidos y Lee Westwood e Ian Poulter lo hicieron para Europa, mientras el estadounidense Jordan Spieth empató con el inglés Tommy Fleetwood.

gbv/cl