Exministra española será investigada por entrada del jefe del Polisario a España

Un juzgado español investigará a la exministra de Asuntos Exteriores en la causa que busca determinar las circunstancias que rodearon el ingreso en España en abril del jefe de los independentistas saharauis del Frente Polisario para recuperarse del covid-19, indicó la justicia el martes.

La presencia en España de Brahim Ghali, enemigo frontal de Rabat, desató una grave crisis diplomática entre España y Marruecos.

Un juez de instrucción del tribunal de Zaragoza (noreste), ciudad donde aterrizó el líder saharaui, "ha acordado tomar declaración, en calidad de investigada, a la exministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya dentro de la investigación judicial del denominado caso 'Ghali", indicó en un comunicado el tribunal regional de Aragón (noreste).

"Dicha investigación abierta por la posible comisión de un delito de prevaricación tiene como objetivo averiguar las circunstancias en que se produjo la entrada en España de Brahim Ghali", añadió el tribunal.

La justicia trata de conocer por qué Ghali no pasó un control de pasaporte a su llegada, según la prensa española.

La declaración de la exministra, que salió del gobierno de Sánchez en una gran remodelación en julio, no tiene todavía fecha.

El líder del los independentistas saharauis llegó en un avión medicalizado de la presidencia argelina, gran apoyo del movimiento, el 18 de abril a España, rodeado de un gran secreto, y con un "pasaporte diplomático", según el diario El País.

Enseguida ingresó en un Hospital de Logroño (norte) en estado crítico.

Al conocerse su presencia en España, se desató una crisis diplomática mayor entre Madrid y Rabat que tuvo como punto culminante la llegada a mitad de mayo de más de 10.000 migrantes al enclave español de Ceuta, aprovechando la relajación de los controles por parte de las autoridades marroquíes.

Rabat expresó su "exasperación" por la acogida de Ghali y reclamó una investigación "transparente" sobre su entrada "fraudulenta" en España, afirmando que el jefe del Polisario había viajado "con documentos falsos y una identidad usurpada".

Tras la marcha de Ghali hacia Argelia a comienzos de junio, Madrid respondió que el jefe del Polisario sí disponía de papeles para ingresar al país.

mig/mg/rs/al/erl