Costos de fertilizantes se traducirán en alimentos más caros

A farmer fertilizes a crop at a farm in Guna, Madhya Pradesh, India.
A farmer fertilizes a crop at a farm in Guna, Madhya Pradesh, India.

(Bloomberg) -- La mayoría de las personas no piensa demasiado en los fertilizantes, excepto tal vez cuando conduce por un área agrícola particularmente fragante. Sin embargo, los precios de algunos nutrientes sintéticos en sus niveles más altos desde la crisis financiera, podrían convertirse en cosechas más débiles y comestibles más costosos para el próximo año, justo al tiempo que las cadenas de suministro comiencen a recuperarse de la pandemia.

Una tormenta perfecta de eventos, desde el clima extremo y el cierre de plantas hasta nuevas sanciones gubernamentales, ha golpeado el mercado de fertilizantes químicos este año, afectando a los agricultores que ya habían tenido que sortear el aumento de los costos de producción de alimentos. Los precios de la urea, un popular fertilizante a base de nitrógeno, se dispararon a principios de este mes al nivel más alto desde 2012 en Nueva Orleans, el principal centro comercial de fertilizantes de EE.UU. Desde 2008, un fertilizante de fosfato común conocido como DAP es el más costoso en ese mercado, según muestran los datos de Bloomberg.

“A medida que los precios de los fertilizantes sigan subiendo, los agricultores reducirán la cantidad que aplican con la esperanza de recortar los precios en el futuro o dejarán de producir otros productos agrícolas para dar cuenta del mayor gasto esperado”, dijo Alexis Maxwell, analista de Green Markets, una empresa propiedad de Bloomberg. Algunos están aguantando antes de comprar para la próxima temporada de cultivo con la esperanza de que bajen los costos, un riesgo, dijo, ya que los precios podrían seguir subiendo.

Actualmente, los agricultores que cultivan maíz, soja y otros granos de calidad básica que alimentan tanto al ganado como a las fábricas de alimentos envasados están gastando más de lo normal en semillas, mano de obra, transporte y equipo. Eso ayudó a contribuir a la fuerte inflación de los alimentos durante el año pasado. Una medida de las Naciones Unidas de los precios mundiales de los alimentos está cerca de su máximo en una década, un problema que el pico de fertilizantes podría exacerbar.

“El costo de los fertilizantes es ahora uno de los principales impulsores de la inflación mundial en los alimentos, en tanto que los precios de los tres grupos de nutrientes (potasa, fosfato y nitrógeno) se encuentran en niveles que no se habían visto en aproximadamente una década”, dijo en una entrevista Elena Sakhnova, analista de VTB Capital en Moscú.

Una confluencia de eventos está detrás del aumento de precios. Las constantes tormentas de finales de verano en la costa del Golfo de EE.UU. impidieron que el producto entrara y saliera y cerraron temporalmente las plantas de la región, incluido el complejo de nitrógeno más grande del mundo, propiedad de CF Industries Holdings Inc. Luego, la compañía se vio obligada a cerrar dos plantas del Reino Unido debido al repunte récord del gas natural, la materia prima principal para gran parte del nitrógeno producido a nivel mundial. El viernes, Yara International ASA dijo que los altos precios del gas natural la obligarán a reducir alrededor de 40% de su capacidad de producción europea de amoníaco, que se utiliza para fabricar fertilizantes.

A la par, las empresas de logística que transportan fertilizantes también enfrentan escasez de mano de obra y aumentos de precios, lo que aumenta los costos.

“Seguro que ha hecho las cosas tremendamente más difíciles”, dijo Bill Stringfellow, quien co-dirige una pequeña operación llamada Quest Products que ayuda a traer nuevos productos al mercado, incluyendo pesticidas y fertilizantes. El flete representa ahora aproximadamente un 15% del costo de un producto para su negocio, dijo, y lo calificó de “una pesadilla absoluta”.

La acción del Gobierno también está en juego. A principios de este año, EE.UU. y Europa impusieron sanciones a Belaruskali OAO, un importante productor de potasa y una de las empresas estatales más grandes de Bielorrusia, en respuesta al arresto de un periodista en un vuelo de Ryanair en mayo. En China, la provincia de Yunnan ordenó recortes de producción en varias industrias, incluidos los fertilizantes, como parte de las medidas para frenar el consumo de energía y las emisiones.

Si los agricultores reducen la cantidad de fertilizante que utilizan, uno de los cultivos más afectados podría ser el maíz, uno de los de mayor rendimiento, pero también de los más caros de cultivar. Los fertilizantes representan alrededor de 20% de ese gasto, dijo Maxwell, analista de Green Markets. Otros agricultores podrían cambiar a cultivos más baratos que requieren insumos más bajos, como soja, lentejas y guisantes, dijo el agricultor de maíz y soja de Iowa Ben Riensche.

Los cultivos de maíz más pequeños podrían significar costos elevados de alimento para los productores de productos lácteos y otros animales, lo que en última instancia se traduciría en precios más altos para los consumidores que compran carne de res y pollo. El maíz, es decir, su jarabe de alta fructosa, también es un ingrediente importante en los refrescos, jugos y otros alimentos procesados que consumen muchos hogares.

Las plantas, como las personas, necesitan una combinación de nutrientes para sobrevivir y varios tipos de fertilizantes proporcionan diferentes insumos. El nitrógeno tiene que aplicarse prácticamente todos los años, por lo que es poco probable que los agricultores reduzcan la cantidad que compran y aplican a los campos, dijo Maxwell.

Nota Original:Food Prices Poised to Surge With Fertilizer at Highest in Years

More stories like this are available on bloomberg.com

©2021 Bloomberg L.P.