China pide a Rusia, Pakistán e Irán una voz común que guíe la transición afgana

Imagen faciitada por el servicio de prensa del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, de su titular Sergei Lavrov (c) y el canciller chino Wang Yi (d) en una reunión de la OCS en Dusambé. EFE/EPA/RUSSIAN FOREIGN AFFAIRS MINISTRY / HANDOUT
Imagen faciitada por el servicio de prensa del ministerio ruso de Asuntos Exteriores, de su titular Sergei Lavrov (c) y el canciller chino Wang Yi (d) en una reunión de la OCS en Dusambé. EFE/EPA/RUSSIAN FOREIGN AFFAIRS MINISTRY / HANDOUT

Pekín, 17 sep (EFE).- El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, pidió hoy a sus homólogos de Rusia, Irán y Pakistán una "voz común" que mande "una señal clara y coherente" para promover una "transición sin contratiempos" en Afganistán.
"Afganistán está en un momento crítico para pasar del caos a la gobernabilidad. La guerra ha terminado, pero la nueva estructura política afgana todavía no se ha establecido. Hay conflictos intrincados, de índole étnica y religiosa, y hay incertidumbres sobre su desarrollo", dijo Wang, citado hoy por la cancillería china, durante un encuentro con sus homólogos en Dusambé.
El diplomático sugirió a los representantes de Rusia, Irán y Pakistán que refuercen la comunicación y ejerzan una "influencia positiva" para jugar un papel constructivo sobre Afganistán.
"Se ha establecido un gobierno en Afganistán, pero todavía no ha terminado de formular sus políticas internas y externas. Debemos respetar la soberanía, independencia e integridad afgana, pero también debemos guiarles para que formen una estructura política inclusiva, con políticas moderadas", dijo Wang.
Recalcó que estas políticas deben "respetar los derechos básicos de las minorías étnicas, las mujeres y los niños", en referencia a la llegada de los talibanes, cuyo anterior régimen relegó -entre 1996 y 2001- al hogar a las mujeres en base a su estricta interpretación del islam y a prohibirles trabajar o ir a la escuela.
"También debemos pedir a Estados Unidos que cumpla sus compromisos. Tenemos que trabajar con otros países para exigirle a Washington que aprenda de sus errores y proporcione a Afganistán ayuda económica y humanitaria", agregó el canciller chino.
Wang Yi también hizo hincapié en "prevenir" que fuerzas terroristas se propaguen por la zona, algo a lo que, dijo, los talibanes se han comprometido "en repetidas ocasiones".
"Dijeron que no permitirán que ninguna fuerza use el territorio afgano para dañar los intereses de seguridad de países vecinos. Esperamos que el nuevo régimen afgano cumpla con ese compromiso y tracen una clara línea contra las fuerzas terroristas, particularmente aquellas enfocadas a países vecinos", indicó.
Por último, Wang aseguró que, a largo plazo, los cuatro países deben ayudar a Afganistán a integrarse en los mecanismos de cooperación regional y a que el país sea capaz de crear sus propias capacidades de desarrollo.
"Tolerancia, antiterrorismo, buena vecindad. Son los tres puntos más importantes para que Afganistán pueda progresar a largo plazo y para que el resto de países de la región puedan salvaguardar sus legítimos intereses", añadió.
La reunión se celebró en la víspera de la cumbre de líderes de los ocho países miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Dusambé, en la que se tratará la crisis en Afganistán.
De la OCS forman parte la India, Kazajistán, Kirguistán, Pakistán, Rusia, Tayikistán, China y Uzbekistán.
Además cuenta con cuatro países observadores: Afganistán, Bielorrusia, Irán y Mongolia.
En la vigésima cumbre de la OCS se prevé dar luz verde a la incorporación de Irán como miembro de pleno derecho de la organización.