Noruega y Dinamarca cierran embajadas en Kabul y Finlandia evacua a personal

Los gobiernos de Noruega y de Dinamarca anunciaron este viernes el cierre temporal de sus embajadas en Kabul y la evacuación de todos los empleados, debido a la grave situación en Afganistán.

Finlandia, Holanda y Suiza también anunciaron medidas para sacar del país a empleados o colaboradores de sus representaciones en Kabul, en algunos casos también a trabajadores afganos.

"Los daneses en Afganistán deben dejar el país inmediatamente. La situación es muy grave", alertó Jeppe Kofod, ministro de Relaciones Exteriores del país, en una rueda de prensa.

El miércoles, el gobierno danés había propuesto evacuar a cerca de 45 afganos que trabajan o que trabajaron para Dinamarca, para evitarles posibles represalias de los talibanes tras el fin de la retirada de las tropas internacionales, que casi ha terminado.

Por otro lado, la evacuación del personal de la embajada de Noruega se aplica igualmente a los afganos empleados localmente y con familiares cercanos en Noruega que deseen hacerlo", precisó Ine Eriksen Søreide, ministra de Relaciones Exteriores de Noruega en conferencia de prensa.

Finlandia, en tanto, evacuará a "hasta 130 afganos que estuvieron empleados al servicio de Finlandia, de la UE y de la OTAN, y a sus familias", pero mantendrá abierta su legación en Afganistán.

"Reevaluaremos la situación de la seguridad con regularidad", precisó Pekka Haavisto, jefe de la diplomacia finlandesa.

Suiza, que no tiene embajada en Afganistán, anunció el viernes que repatriará a sus colaboradores helvéticos (menos de diez) en la Dirección de Desarrollo y Cooperación (DDC, la representación que tiene Suiza en Afganistán desde 2002).

Además, las autoridades suizas indicaron que una cuarentena de sus colaboradores locales en la DDC y sus familiares podrán obtener un visado humanitario.

Por su parte, el gobierno holandés anuncio que repatriará a intérpretes afganos que hayan trabajado o trabajen para Holanda y a parte del personal de su embajada en Kabul, aunque precisó que no se trataba de una "evacuación" y que prevé mantener la legación abierta tanto tiempo como sea posible.

Los anuncios se producen después de que Washington anunciara, el jueves, el envío de miles de soldados a Kabul para evacuar a sus diplomáticos y ciudadanos ante el avance de los talibanes hacia la capital afgana. Una medida imitada por el Reino Unido.

nzg/hdy/msr/jvb/eg