¿Inclusivo o injusto? Una levantadora de pesas transgénero provoca debate

La entrada en competición de Laurel Hubbard, una levantadora de pesas transgénero de Nueva Zelanda, marcará un momento histórico en los Juegos Olímpicos de Tokio el lunes. Pero su participación también genera un acalorado debate sobre uno de los temas más polémicos del deporte.

Hubbard, de 43 años, nació hombre y compitió en las categorías masculinas antes de comenzar un proceso de transición para convertirse en mujer a sus 30 años.

Se volvió elegible para las mujeres después de cumplir con los criterios del Comité Olímpico Internacional (COI) para los atletas transgénero.

El Comité Olímpico Internacional (COI) celebró su participación en los Juegos como mujer transgénero. "Laurel Hubbard es una mujer y compite bajo las reglas de su Federación. Debemos rendir homenaje a su coraje y tenacidad", señaló a la prensa el director médico del COI, Richard Budgett, en Tokio.

Sin embargo, su presencia en Tokio en la categoría de mujeres de más de 87 kilos provoca un complejo debate sobre cuestiones de bioética, derechos humanos, ciencia, equidad e identidad en el deporte.

- ¿Ventaja desproporcional? -

La gente que apoya a Hubbard cree que clasificarse para los Juegos representa una victoria para la inclusión y los derechos de las personas transgénero.

Pero otros ven que tiene una ventaja injusta sobre sus rivales femeninas debido a las capacidades físicas heredadas de décadas atrás cuando competía como hombre.

El debate sobre este tema es intenso y en ocasiones apasionado, especialmente en internet, lo que ha llevado al Comité Olímpico de Nueva Zelanda a tomar medidas para proteger a Hubbard de los ‘trolls’ de las redes sociales.

No obstante, el COI reconoce que la presencia de Hubbard plantea algunas preguntas legítimas en cuanto a si Hubbard tiene, en la jerga que utiliza el organismo sobre estos asuntos, una "ventaja competitiva desproporcionada".

Algunos defensores del deporte femenino, incluida la ex campeona de tenis Martina Navratilova, han expresado reservas porque creen que la inclusión de deportistas transgénero corre el riesgo de cuestionar las victorias ganadas con esfuerzo para mejorar el estado del deporte femenino.

"Estoy feliz de dirigirme a una persona transgénero de la manera que ellos quieren, pero no me gustaría tener que competir contra ellos. No sería justo", dijo la checa, activista por los derechos de los homosexuales desde la primera hora.

Para Caitlyn Jenner, campeona olímpica de decatlón en los Juegos de Montreal de 1976 que se convirtió en mujer en 2015, "simplemente no es justo".

Los opositores también temen que la participación de mujeres transgénero pueda poner en peligro la seguridad de otros competidores en deportes de contacto, lo que llevó a la Federación internacional de rugby a excluirlas de todas las competiciones el año pasado.

- Justo medio -

Pero algunas federaciones nacionales, como la de rugby de Nueva Zelanda, han decidido en cambio permitir la participación de mujeres transgénero a nivel aficionado.

Para justificar su decisión, World Rugby citó estudios científicos que mostraban que los hombres tenían un 30% más de fuerza física en comparación con las mujeres.

Entre otros beneficios, Alison Heather, fisióloga de la Universidad de Otago entrevistada por la AFP, cita extremidades más largas para los hombres, mayor masa muscular, corazón más grande y mayor capacidad pulmonar, lo que permite una mejor circulación de oxígeno y una mayor resistencia.

Pero para Richard Budgett, no es tan simple comparar hombres y mujeres, y las mujeres transgénero pueden experimentar una disminución en el desempeño a medida que atraviesan un proceso de transición.

Lo más importante es que siente que se necesita más investigación y agrega: "Consideré que no ha habido ninguna mujer abiertamente transgénero en el nivel más alto hasta ahora (y) creo que el riesgo para el deporte femenino probablemente se ha sobreestimado".

El COI reconoce que el nuevo marco, que proporciona pautas simples para las Federaciones internacionales en lugar de reglas estrictas, no es la última palabra sobre este tema, que seguirá debatiéndose durante mucho tiempo.

"Tiene que haber un justo medio para obtener lo que necesitamos, y cualquiera que sea ese equilibrio, es probable que algunos lo critiquen. No será la solución definitiva", dijo el portavoz del COI, Christian Klaue.

ns/dif/fbr/dep/gv/psr