Tres soldados de Armenia mueren en enfrentamientos con Azerbaiyán

Tres soldados de Armenia murieron en enfrentamientos con las fuerzas de Azerbaiyán en la frontera entre ambos países, el choque más mortífero desde el fin de la guerra en Nagorno Karabaj.

Tras los enfrentamientos que estallaron durante la noche y que se prolongaron hasta el miércoles por la mañana, ambas partes anunciaron que habían acordado un alto el fuego en la frontera, propuesto por Moscú.

"Se ha alcanzado un acuerdo para restablecer el régimen de alto el fuego en el sector noreste de la frontera armenio-azerbaiyana con la mediación de las fuerzas de paz rusas", declaró el ministerio de Defensa armenio.

Azerbaiyán también dijo que había aceptado la iniciativa rusa para poner fin a los enfrentamientos, que tuvieron lugar sobre todo en torno a la aldea de Sotk, cerca de la región de Kelbajar, una de las regiones que Bakú controla tras la guerra de Nagorno Karabaj en 2020.

Las fuerzas armenias informaron de tres muertos y dos heridos entre sus filas. Azerbaiyán indicó de que dos de sus soldados resultaron heridos.

Según el ministerio de Exteriores armenio, las fuerzas azerbaiyanas "lanzaron una ofensiva a las 03h40 [las 23h40 GMT del martes] contra posiciones armenias", tras la cual "se produjeron combates locales".

El ministerio de Defensa azerbaiyano dijo por su parte que los combates comenzaron alrededor de las 00h50 horas [20h50 GMT] y acusó a las fuerzas armenias de "utilizar armas ligeras y lanzagranadas" para disparar contra sus posiciones y luego de usar "un tanque y morteros de 120 mm" por la mañana.

"Nuestras unidades han tomado las medidas necesarias para neutralizar los puntos de tiro del enemigo", continuó el ministerio azerbaiyano, diciendo que tenía la situación "bajo control".

- Escalada -

Ambas partes se culparon mutuamente de la "provocación", como en anteriores enfrentamientos.

"Azerbaiyán está impulsando deliberadamente una escalada de la situación mientras sus fuerzas permanecen ilegalmente en el territorio soberano de Armenia", dijo el ministerio de Exteriores armenio.

"Armenia es plenamente responsable de la escalada de tensiones en la frontera", dijo por su parte el ministerio de Defensa de Azerbaiyán, mientras que el de Exteriores prometió "reaccionar con decisión ante las violaciones de la integridad territorial del país".

Las tensiones entre los dos vecinos del Cáucaso siguen siendo altas desde el final del conflicto de seis semanas del año pasado, que dejó más de 6.500 muertos y condujo a una derrota militar armenia y a un acuerdo de alto el fuego patrocinado por Moscú.

En los últimos meses, Armenia y Azerbaiyán han protagonizado varios enfrentamientos armados en su frontera común, mientras Ereván acusa a Bakú de "infiltrarse" en su territorio para hacerse con el control de las zonas que bordean el lago Sev, que comparten ambos países.

Pese a las declaraciones de buena voluntad de ambos gobiernos, los enfrentamientos han aumentado.

El 23 de julio, un soldado azerbaiyano murió y tres soldados armenios resultaron heridos en intercambios de disparos, tras la muerte, unos días antes, de un soldado armenio en enfrentamientos similares.

Y en mayo, seis soldados armenios fueron capturados por fuerzas azerbaiyanas en una zona fronteriza.

mkh-eg-im/pc/zm