Qué tener en cuenta antes de comprar un patinete eléctrico

ILUSTRACIÓN - Los patinetes eléctricos son fáciles de maniobrar y poco complicados. Es importante atender a que los frenos funcionen bien. Foto: Tobias Hase/dpa
ILUSTRACIÓN - Los patinetes eléctricos son fáciles de maniobrar y poco complicados. Es importante atender a que los frenos funcionen bien. Foto: Tobias Hase/dpa

Es fácil de maniobrar, fácil de transportar y fácil de manejar. ¿Puede haber un medio de transporte más práctico que el patinete monopatín eléctrico? Además, no es necesario tener licencia de conducir. Actualmente pueden alquilarse en muchas ciudades del mundo. Pero si alguien quisiera comprarse uno, debería tener en cuenta algunas cosas.

Los modelos más económicos resultan atractivos, pero no todos están homologados para ser utilizados en las calles, ya que existen diferencias en materia de seguridad, según destaca el Auto Club Europa (ACE). Para circular por vías públicas y carriles bici en Europa, por ejemplo, es necesario tener un permiso de circulación especial que otorga un número de identificación de vehículo, el que debe ir consignado en la placa de matrícula del patinete.

Asimismo, es obligatorio que los monopatines eléctricos cuenten con un seguro, y que ese seguro sea fácilmente identificable en una plaqueta dispuesta a tal fin en la parte trasera del patinete.

Independientemente de si están o no permitidos para la vía pública, es crucial chequear bien los frenos antes de hacer la compra. El ACE recomienda modelos con luz intermitente para evitar hacer señales con los brazos al querer girar y perder así estabilidad. Otra recomendación de los expertos viales apunta también al tema de la seguridad: cuanto más grandes sean las ruedas, menor será el riesgo de accidentes por baches.

Además, si el conductor pone especial atención en temas de confort, debería optar por ruedas con aire y no macizas de goma, ya que las que contienen aire interceptan mejor las vibraciones, al igual que los modelos que tienen suspensión integrada. Para el transporte en autobús, tren o coche se prestan mejor los modelos plegables y livianos. Los vehículos con batería y cargador integrados son fáciles de maniobrar, pero los componentes individuales no se pueden reemplazar sin más cuando se desgastan.

Al igual que con la compra de cualquier vehículo, es recomendable hacer una salida de prueba con el monopatín para familiarizarse con la tecnología. Una prueba de conducción permitirá tener una impresión de la velocidad y el equilibrio, y saber si es un modelo que vaya con uno. Y si alguien se compra el patinete con la expectativa de llevarlo al exterior cuando sale de viaje, debería asesorarse sobre las disposiciones en el lugar de destino, incluso para viajes dentro de Europa.

dpa