Jamenei llama a manifestantes a no prestarse al juego de los "enemigos" de Irán

El líder supremo iraní, Ali Jamenei, instó el viernes a los manifestantes que protestaban contra la escasez de agua a no prestarse al juego de los "enemigos" del país que, según él, podrían aprovecharse de la situación.

"La gente ha expresado su descontento y en ningún caso podemos culparlos", dijo el ayatolá, reconociendo que "el problema del agua no es banal, especialmente con el clima caluroso de Juzestán", provincia del suroeste.

Pero "el enemigo trata de utilizar todo contra la Revolución, el país y los intereses del pueblo, por lo que hay que tener cuidado de no darle un pretexto", añadió dirigiéndose a los habitantes de esa provincia, según un comunicado publicado en su sitio web.

Juzestán, hogar de los principales yacimientos petrolíferos iraníes, se ha visto afectada desde finales de marzo por una sequía que ha provocado manifestaciones en varias ciudades de la provincia, donde al menos tres personas han muerto desde la semana pasada.

En los últimos días, los medios de comunicación que emiten en persa desde el extranjero han informado de protestas reprimidas por las fuerzas del orden, mientras que los medios de comunicación locales se mostraban inicialmente bastante silenciosos sobre el tema.

Según Iribnews, el sitio web de la televisión estatal, una persona murió y otras dos resultaron heridas de bala el jueves por la noche, durante los "disturbios" en la vecina provincia occidental de Lorestán, desencadenados "con el pretexto de los problemas de agua en Juzestán".

Es la primera vez que los medios de comunicación locales hablan de manifestaciones o de víctimas fuera de Juzestán desde el comienzo de las tensiones en esta provincia.

El jueves, el presidente iraní, Hasan Rohani, había declarado que los habitantes de Juzestán tienen "el derecho" de "expresarse" e "incluso de salir a la calle en el marco de la reglamentación".

La población de la provincia, que cuenta con una importante minoría árabe, se queja habitualmente de que las autoridades la dejan de lado.

"El gobierno debería concentrarse en el impacto de la terrible crisis de la escasez de agua crónica (...) y en las manifestaciones de gente que está desesperada tras años de negligencia", criticó la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet.

"Disparar contra los ciudadanos y detenerlos solo añadirá cólera y desesperanza", agregó la ex presidenta chilena.

Washington, archienemigo de Teherán, defendió que los iraníes deberían poder manifestarse "sin tener miedo de la violencia ni de las detenciones arbitrarias".

"Todos estos años en que el gobierno abandonó y gestionó de forma negligente los recursos acuíferos acentuaron la peor sequía a la que se ha confrontado Irán desde hace al menos 50 años", aseguró a la prensa Jalina Porter, portavoz del Departamento de Estado.

ap/kam/awa/mab-jz/tjc/gm