Una nueva generación de atletas busca la gloria olímpica pese a su juventud

Cuando la llama encienda el pebetero el viernes y queden inaugurados oficialmente los Juegos de Tokio, una nueva generación de deportistas tratarán de dejar su huella en la historia del olimpismo pese a su juventud y a la ausencia de grandes estrellas en la cita.

Mucho han cambiado las cosas con respecto a Rio-2016, cuando nadie podía hacer sombra a Usain Bolt o Michael Phelps, pero el mejor esprínter de la historia se dedica ahora a producir música en su Jamaica natal y el nadador estadounidense colgó el bañador como el deportista con más medallas olímpicas (28 en total).

En Tokio, Caeleb Dressel se perfila como una de las potenciales estrellas, ya que el sucesor de Phelps en el equipo estadounidense de natación aspira a sus 24 años a convertirse en el cuarto nadado de la historia e ganar siete medallas en una sola edición de los Juegos.

Pero Dressel no es un novato en los Juegos, ya que participó en Rio-2016, con dos oros en pruebas de relevos, por lo que el floridano espera brillar ahora con luz propia.

A diferencia de la piscina, el vacío que dejó Bolt en el atletismo parece más difícil llenarlo, pese a una talentosa nueva generación de atletas que aspiran en Tokio a convertirse en estrellas.

- Warholm, Duplantis, Gidey... -

El carismático noruego Karsten Warholm (25 años) batió hace tres semanas uno de los récords más antiguos del atletismo, el de los 400 m vallas que estaba en posesión de Kevin Young desde Barcelona-1992.

Sydney McLaughlin (21) también se convirtió recientemente, en los 'trials' estadounidenses, en la primera mujer en bajar de los 52 segundos en esta misma prueba.

Los aficionados también tendrán un ojo puesto en Erriyon Knighton, el joven de 17 años que ha asombrado en los trials estadounidenses al lograr la clasificación olímpica con un crono de 19.84 en los 200 m, batiendo el récord mundial junior que tenía una tal Usain Bolt.

Fuera de la pista, los focos estarán puestos en el sueco Armand Duplantis, el indiscutido rey del salto de garrocha, disciplina en la que ya tiene el récord del mundo... pese a tener solo 21 años.

La etíope Letesenbet Gidey aparece como la gran amenaza de la holandesa Sifan Hassan, vigente campeona del mundo de los 5.000 y los 10.000 metros, después de haber batido los récords mundiales de ambas distancias con 23 años.

- En Tokio-2020 con 13 años -

La benjamina de los Juegos será la británica Sky Brown, que competirá en su país de nacimiento en la prueba de skateboard cuando tenga 13 años y 11 días.

Un logro destacable para una adolescente que se dio a conocer en 2018 en Estados Unidos... ganando la edición junior del programa 'Dancing with the Stars' ('Bailando con las Estrellas').

El golfista estadounidense Collin Morikawa tiene la ocasión de confirmarse como una de las estrellas del futuro, después de haber ganado el pasado fin de semana el Abierto Británico en su primera participación, aunque tendrá como rival a otro jugador emergente, el noruego Viktor Hovland, un año más joven (23).

A la espera de que estos deportistas brillen en la cita, Simone Biles (24) será una de las pocas estrellas de Rio-2016 que regresen a unos Juegos, liderando un equipo de gimnastas mucho más jóvenes que ella.

Biles está camino de convertirse en la mejor gimnasta de la historia y en Tokio podría igualar el récord de 9 medallas de oro olímpicas en esta disciplina que posee la rusa Larisa Latynina.

La principal rival parece ser ella misma, ya que no ha perdido un concurso completo desde 2013.

Y su reinado podría no acabar en Tokio, ya que la estadounidense ha dejado caer que podría alargar su carrera hasta los Juegos de París-2024.

gj/mcd/psr