Empresa de ciberseguridad israelí NSO dice que Macron no era objetivo del programa espía Pegasus

Un alto responsable del gigante israelí de ciberseguridad NSO afirmó el miércoles que el presidente francés Emmanuel Macron no fue objeto de su controvertido programa Pegasus, en el centro de un escándalo mundial de espionaje que llevó a Reporteros Sin Fronteras a pedir una moratoria sobre sus ventas.

Las organizaciones Forbidden Stories y Amnesty International obtuvieron una lista de 50.000 números de teléfono, seleccionados para los clientes de NSO desde 2016 para ser potencialmente vigilados, y la compartieron con un consorcio de 17 medios de prensa que revelaron su existencia el domingo.

El presidente francés Emmanuel Macron, el rey de Marruecos Mohammed VI y el primer ministro paquistaní Imran Khan figuran en la lista de objetivos potenciales de Pegasus, así como 180 periodistas que habrían sido espiados por diferentes estados que tuvieron acceso a este programa de la empresa NSO.

Instalado en un teléfono celular, el programa Pegasus puede recuperar los mensajes, fotos, contactos y activar los micrófonos desde lejos.

Chaim Gelfand, alto responsable del grupo declaró el miércoles a la cadena I24 news, que "puedo afirmarles con certeza que el presidente Macron no era un objetivo".

"Hay algunos casos que fueron revelados, lo que nos plantea problemas y vamos a empezar a revisar los hechos", agregó.

Poco después, el grupo, con sede en Tel-Aviv (norte), se dijo víctima de una campaña "viciosa y calumniosa", y anunció en un comunicado que "no respondería a preguntas de medios" sobre el caso Pegasus.

"NSO es una compañía de tecnología. No operamos los sistemas ni tenemos acceso a los datos de nuestros clientes, pero ellos están obligados a suministrarnos esas informaciones en caso de investigaciones", agregó el grupo.

La empresa, que cuenta con 850 empleados, tiene contratos con 45 países, y afirma que el ministerio israelí de Defensa debe aprobarlos.

dac/srm/dca-gl/dwo/pjm/eg/dg