Sin margen de error, los Bucks necesitan defender su cancha en las Finales

Contra las cuerdas en las Finales de la NBA, Giannis Antetokounmpo y sus Milwaukee Bucks tienen 48 horas para descubrir el antídoto contra los Phoenix Suns, a quienes no han ganado en toda la temporada.

Tras dos derrotas iniciales en Phoenix, los Bucks están obligados a ganar en su cancha el domingo para evitar una desventaja de 3-0 que ningún equipo ha remontado en la historia de los playoffs.

"Vamos a encontrar la manera de resolver esto", aseguró Antetokounmpo tras la derrota 118-108 del jueves. "Tenemos que seguir siendo agresivos al volver a Milwaukee. Sabemos de qué se trata".

Los Bucks, tercer mejor equipo de la fase regular en la Conferencia Este, no encuentran la fórmula para superar a los rocosos Suns, un equipo que combina una magistral propuesta táctica dirigida por Chris Paul con el talento anotador de Devin Booker y la solidez defensiva de Mikal Bridges y DeAndre Ayton.

En sus dos choques de fase regular, los Bucks también cayeron el 10 de febrero y el 19 de abril ante los Suns, que tienen la historia a su favor.

De 35 ocasiones en que las Finales arrancaron con un equipo en ventaja 2-0, solo en cuatro su rival pudo remontar la serie.

La última franquicia que lo logró fueron los Cleveland Cavaliers de LeBron James ante los poderosos Golden State Warriors de Steph Curry en 2016.

Sin atender a los precedentes, Antetokounmpo lanzó un mensaje de esperanza la noche del jueves después de ofrecer una titánica y solitaria resistencia con 42 puntos, 12 rebotes y 3 tapones.

"Hemos dado un paso en la dirección correcta, pero tenemos que seguir mejorando para ponernos en posición de ganar esta serie", afirmó el dos veces ganador del premio MVP (Jugador Más Valioso) de la NBA.

- Antetokounmpo sin ayuda -

Antetokounmpo se recuperó a contrarreloj de su lesión en la rodilla izquierda para disputar desde el principio las primeras Finales de su carrera.

Los Bucks, en cambio, no están aportando la ayuda que necesita su estrella en esta serie, especialmente sus dos principales escuderos ofensivos.

La gran imagen del juego del jueves fue la del griego alentando con rabia en un tiempo muerto a sus compañeros para jugar con más intensidad.

El base Jrue Holiday, fichado este año para sumar experiencia en los playoffs, luce un nefasto porcentaje del 31% en tiros de campo (11/35) en los dos primeros juegos y el escolta Khris Middleton volvió a caer en la inconsistencia el jueves con apenas 11 puntos en 5/16 en lanzamientos.

"Si se encestaran algunos tiros, la vida sería mucho mejor para nosotros. Pero también debemos ponerles las cosas más difíciles, contener a CP (Paul) y Booker, no permitirles llegar a sus posiciones tan fácilmente", diagnosticó Middleton.

"Tenemos que estar preparados para una pelea de perros. Ya hemos estado en este hoyo antes. No va a ser fácil, pero tenemos que encontrar la manera de hacerlo", animó el escolta, quien tomó la antorcha del lesionado Antetokounmpo en los últimos juegos de la anterior serie ante los Hawks.

Milwaukee ya se vio 2-0 en desventaja en la segunda ronda ante los favoritos Brooklyn Nets, pero se rehízo con dos triunfos seguidos en su Fiserv Forum y acabó avanzando en un dramático séptimo partido.

- Suns a dos pasos de la gloria -

Los Suns, de su lado, están a solo dos pasos del primer anillo en sus 53 años de historia en la NBA.

El veterano Chris Paul, cuya llegada transformó a una franquicia que llevaba una década fuera de playoffs, está dirigiendo con maestría una orquesta en la que el instinto asesino de Devin Booker aparece en los momentos clave.

El escolta, inspirado por la mentalidad de su ídolo y mentor Kobe Bryant, se ha ganado el estatus de superestrella con unos primeros playoffs de lujo, cuya víctima inicial fueron Los Angeles Lakers de LeBron James.

Booker promedia 29 puntos, 4 triples y 6 asistencias en los dos primeros juegos ante los Bucks, decidido a brindarle a Phoenix el título que no alcanzó el emblemático Charles Barkley en las Finales de 1993 ante los Bulls de Michael Jordan.

"Quiere separarse del resto no solo logrando estadísticas sino demostrando que puede llevar a un equipo a ganar. Y está teniendo la oportunidad de hacerlo en el mayor escenario", le reconoció su técnico, Monty Williams.

js-gbv/ma