Antibióticos pierden eficacia en tortugas de Galápagos debido al contacto humano, según estudio

Ocho antibióticos son menos eficaces en las tortugas gigantes que dan nombre al archipiélago de Galápagos, en el Pacífico de Ecuador, debido a la presencia de humanos, informó el lunes la Fundación Charles Darwin (FCD), que trabaja para la conservación de las islas.

La fundación señaló que una investigación demostró que los quelonios que comparten el hábitat con personas, ya sea en zonas agrícolas, urbanas y turísticas, presentan una mayor cantidad de bacterias resistentes a antibióticos de uso humano y veterinario.

"Las tortugas que viven en zonas remotas y sin interacción con seres humanos, como es el volcán Alcedo en la isla Isabela, presentan menos resistencias", agregó la ONG en un comunicado.

Indicó que científicos de varios organismos, como universidades de España, el zoológico de Saint Louis y del Parque Nacional Galápagos, llegaron a esa conclusión tras analizar muestras fecales de 270 tortugas gigantes de Alcedo y de la isla Santa Cruz, la más poblada del archipiélago.

"Las resistencias a los antibióticos se están extendiendo por todo el mundo, causando una pandemia invisible que compromete la salud y el tratamiento de las enfermedades humanas y animales", expresó Ainoa Nieto Claudín, investigadora de la FCD y del Instituto de Medicina del Zoo de Saint Louis.

Añadió que la pandemia del covid-19 "ha incrementado el uso de antibióticos y, en consecuencia, la aparición de bacterias resistentes en todo el mundo".

"La estrecha convivencia entre animales y seres humanos crea el escenario perfecto para que las bacterias resistentes entren en contacto con las especies silvestres y contaminen su hábitat, perpetuando el ciclo de transmisión de resistencias", apuntó.

La FCD precisó que según el estudio, publicado en la revista Environmental Pollution, los valores de resistencias encontrados son "todavía bajos", lo que sugiere que "estamos todavía ante una situación que podría ser reversible" si se regula y reduce el uso de antibióticos en Galápagos.

En las islas ecuatorianas, ubicadas a 1.000 km frente a la costa, aún existen doce especies de tortugas gigantes, de las cuales cinco viven en la isla Isabela.

Además desaparición tres variedades que habitaban las islas Santa Fe, Floreana y Pinta.

Los quelonios llegaron hace tres o cuatro millones de años a la región volcánica de Galápagos. Se cree que las corrientes marinas dispersaron a sus ejemplares por las islas, y que fue así como se crearon diversas especies.

Con flora y fauna únicas en el mundo, el archipiélago considerado Patrimonio Natural de la Humanidad y reserva de la biosfera sirvió al naturalista inglés Charles Darwin para desarrollar la teoría sobre la evolución de las especies.

sp/dga