Rusia derrota 1-0 a Finlandia y suma sus primeros puntos

SAN PETERSBURGO, Rusia (AP) — Tras tirar una pared que culminó con un exquisito remate combeado, Aleksei Miranchuk finalmente hizo sonreír a Rusia en el Campeonato Europeo.

En un partido muy accidentado, la genialidad del volante creativo sentenció el martes la victoria 1-0 de Rusia frente a Finlandia y embolsarse sus primeros puntos en el torneo.

Todo el pesimismo generado por la derrota 3-0 ante Bélgica en su debut en el Grupo B pasó al olvido, con los eufóricos cánticos de “ROSS-I-YA” retumbando tras el silbatazo final en el estadio dee San Petersburgo.

Una nueva derrota hubiera dejado a los rusos con una misión casi que imposible para avanzar a la fase de eliminación directa, dado que su último partido de la llave será una visita a Dinamarca el lunes.

Rusia igualó en puntos a Finlandia, que dejó escapar la oportunidad de asegurar de antemano su presencia en los octavos de final en su primer gran torneo internacional. Su primera victoria fue el 1-0 ante Dinamarca, un duelo marcado por el escalofriante desvanecimiento de Christian Eriksen.

Al filo del descanso, Artem Dzyuba entró en escena al combinarse con Miranchuk para abrir el marcador. El espigado centrodelantero fue el eje de todas las cargas de Rusia. La jugada del gol mostró su destreza con los pies y no su facilidad para el juego aéreo.

Miranchuk dominó el balón al borde del área y se lo dejó en corto a Dzyuba, quien sagazmente devolvió a su compañero. Miranchuk tocó de primera para sacarse la marca del zaguero finlandés Daniel O’Shaughnessy para luego mandar un disparo de zurda al ángulo superior del segundo palo, imposible de atajar para el portero Lukas Hradecky.

Con el aliento de 4.000 hinchas que hicieron una travesía de 200 kilómetros (125 millas) desde la frontera a San Petersburgo, Finlandia fue superior en los primeros compases, gritando gol en el tercero minuto. Pero el videoarbitraje anuló la anotación de cabeza de Joel Pohjanpalo.

Rusia fue apabullada por Bélgica en su estreno pero el mediocampo de Finlandia — sin el capitán Tim Sparv — resultó ser más fácil de domar, con Miranchuk y Aleksandr Golovin desatados.

El zaguero ruso Mario Fernandes fue trasladado al hospital con una aparente lesión en la columna tras caer de espaldas durante el primer tiempo.