Italia al ataque, la mutación del ADN 'azzurro'

Italia construyó su rica historia futbolística sobre una defensa intratable. Con Roberto Mancini sigue sólida detrás pero nunca ha apostado tanto por irse al ataque, cuando parece lanzada hacia los octavos de final de la Eurocopa, que podría asegurar el miércoles en caso de triunfo contra Suiza (19H00 GMT).

"Nos hemos preguntado durante meses quién sería nuestro delantero centro y hemos descubierto que teníamos un tridente", comprobó, no sin sorpresa, la Gazzetta dello Sport el sábado, al día siguiente del triunfo inaugural frente a Turquía (3-0).

Ante una defensa turca que consiguió detener a Francia en la fase de clasificación para la Eurocopa (victoria de Turquía por 2-0 y empate 1-1), los tres atacantes italianos brillaron.

Ciro Immobile hizo méritos durante el encuentro para el puesto de delantero centro al marcar la primera diana de la selección en el Olímpico de Roma.

Domenico Berardi, extraordinario en el costado derecho e implicado en los tres goles, y Lorenzo Insigne, activo por la izquierda y autor del 3-0, también ganaron mucha confianza.

Esta Italia resucitada no cuenta en sus filas con estrellas de la talla de Kylian Mbappé, Karim Benzema, Harry Kane, Erling Haaland o Robert Lewandowski, ese tipo de goleadores capaces de desatascar un partido.

Pero sí cuenta con una gran variedad ofensiva, con jugadores que dan fluidez al juego y que presionan arriba incluso cuando van ganando.

- "No dejar respirar a los rivales" -

Una cuestión de ánimo: "Siempre intentamos no dejar respirar a los rivales, les presionamos arriba", explicó el lunes a la prensa el defensa Francesco Acerbi.

"Nuestra mentalidad es ir todos juntos a campo contrario", añadió.

Un cambio de era para los que crecieron con un fútbol italiano echado en brazos del 'catenaccio', ese sistema defensivo nacido en Suiza (el rival del miércoles) pero que se hizo popular en la bota, con el 1-0 elevado a resultado casi perfecto y los trofeos mundiales levantados por un arquero, Dino Zoff, en 1982, y por un defensa, Fabio Cannavaro, en 2006 (hasta el momento el último Balón de Oro italiano).

Con Mancini, exdelantero convertido en seleccionador en mayo de 2018, Italia no se olvida de defender: lleva nueve partidos sin encajar un gol.

Pero ya no es su razón de ser: la 'Nazionale' es desde hace tres años un equipo alegre, al que le gusta la posesión del balón y hacerlo circular rápidamente hacia adelante, que no duda en atacar con cinco o seis futbolistas. Además del famoso tridente, el peligro también proviene de las incorporaciones de Nicolo Barella, el encargado de acelerar el movimiento del equipo, o por los costados con laterales todoterreno.

Ante Turquía, Leonardo Spinazzola, lateral izquierdo de la Roma, fue designado hombre del partido por la UEFA, por su destacado papel tanto de extremo como de defensa.

- El factor físico -

"Cuando tenemos detrás jugadores de semejante nivel técnico, sabemos que la oportunidad de marcar puede llegar en cualquier momento", aseguró Andrea Belotti en la web de la UEFA.

El punto débil del sistema de Mancini es que necesita un gran despliegue de energía, para asegurar el movimiento permanente. Mucho dependerá de la gestión de los jugadores y tanto Belotti como Federico Chiesa podrían tener algo que decir.

Frente a Suiza, el rival al que Italia se ha medido más veces (59º partido entre ambos equipos), el seleccionador azzurro va a tener que decidir ya si alinear el mismo once titular para asegurar los octavos de final (basta una victoria más) o si ya empieza con las rotaciones.

Alessandro Florenzi, cambiado contra Turquía por molestias en el gemelo, podría dejar su lugar a Giovanni Di Lorenzo o Rafael Toloi

Marco Verratti, que ha vuelto a los entrenamientos cinco semanas después de su lesión en la rodilla derecha, debería ser suplente, para así jugar como titular el domingo en el último duelo contra Gales.

"Es un gran equipo, con excelentes jugadores, todos individualmente capaces de marcar diferencias. Pero (...) si jugamos a nuestro nivel, podemos poner en problemas a Italia", aseguró el suizo Denis Zakaria al diario Le Temps.

Suiza se estrenó en la Eurocopa-2020 con un empate 1-1 ante Gales en Bakú.

alu-cfe/jr/gh/psr